Asociación no es causalidad: El Muro de Berlín, Nino Bravo y “Libre” (y un poco de historia)

Nino Bravo viendo como usas su canción con una asociación que no tiene un sustento firme.

Desde hace un montón de tiempo que cada vez que escuchamos la canción “Libre”, inmediamente no va a faltar el “intelectual” de turno para inmediatamente asociarla al Muro de Berlín y la muerte de Peter Fechter, conocido por su trágica muerte al haber sido asesinado al tratar de cruzarlo. Dejando de lado las opiniones sobre tal evento y su utilización hasta el cansancio (lo cual da para un debate intenso que no viene al caso pero aun así no deja de ser lamentable su muerte), voy a hablar puntualmente sobre ese nivel de asociación que si bien ha sido manoseado hasta el hastío y que aun así no se ha podido encontrar una fuente fidedigna de ello pero sí ha sido bastante replicado.

Entonces, ¿qué hay de cierto que Nino Bravo le dedicó una canción a Peter Fechter y su trágica muerte? Veamos.

Primero lo primero.

Si nos ponemos a buscar fuentes sobre esa asociación, encontramos cosas como éstas:

Ábreme
[collapse]

Y así podría seguir todo el día. ¿Y saben qué? Ninguna señala una fuente fidedigna. Ninguna entrevista a Nino ni nada por el estilo. Todo, gracias a una serie de desafortunadas coincidencias.

Si uno ve cosas como:

Tiene casi veinte años y ya está
Cansado de soñar,
Pero tras la frontera está su hogar,
Su mundo, su ciudad.
Piensa que la alambrada sólo es
Un trozo de metal,
Algo que nunca puede detener
Sus ansias de volar.

Primera estrofa de “Libre”.

Inmediatamente piensan en el muro de Berlín. Y de ahí, la asociación con Fechter, quien tenía 18 años al morir. Sí, ese muro empezó como una alambrada que la mantuvo una vez levantado, ¿y saben qué? Muchos muros que separan fronteras también los tienen. También las cárceles, prisiones, refugios, etc. Todo lo que separa una cosa de otra a través de murallas, suelen tener un conjunto de alambres en la parte de arriba. Y muchos de los que buscan escapar de alguna manera saltándolos, también mueren en el intento.

También se dio la coincidencia que la canción fue grabada y lanzada en 1972. 10 años después de la muerte de Fechter. Como si eso fuera prueba suficiente.

Por lo mismo, no es de extrañarse de encontrarse con lumbreras que creen lo primero que pillan sin cuestionarse nada.

Más de 400 pelmazos compartiendo ciegamente esta (des)información.

Posiblemente esa asociación fue la que hizo que se convirtiera en un himno anticomunista en Chile, partiendo por su uso en la dictadura militar de Augusto Pinochet interpretada por los militares, y muy popular entre los fachos simpatizantes del tirano. A eso sumamos la interpretación del argentino-chileno Bigote Arrocet en el Festival de Viña del Mar de 1974, arrodillado, donde en primera fila se encontraba Pinochet con su esposa.

Ábreme
[collapse]

Hasta la académica británica, Katia Chornik, se dedicó a investigar el rol de la música y su uso durante la dictadura, concluyendo que por estar de moda en ese entonces, fue utilizada en interrogatorios a presos políticos en dictadura, lo cual fue incluido en su estudio Sounds of Memory: Music and Political Captivity in Pinochet’s Chile (1973-1990) («Sonidos de memoria: música y cautividad política en el Chile de Pinochet»).

Respecto a la asociación, lo único que pude encontrar, a través de un artículo en el diario La Nación de Argentina, es que es relativamente nueva. Al parecer, salida del portal cubano Radio Televisión Martí (que en realidad tiene sus operaciones en Miami, EEUU, ya que fue creada por disidentes cubanos y financiada por el gobierno de ese país), ya que el 9 de noviembre del 2017, uno de sus editores, Carlos Ojeda, publicó un artículo llamado “Libre: la triste historia detrás de una exitosa canción”. Posiblemente por eso se comenta que dicha canción fue prohibida en la isla, cosa que tampoco puedo corroborar que sea cierto. (Por cierto, José Martí se debe estar revolcando en su tumba al enterarse que unos disidentes de su país hagan un mal uso de su nombre para una radio anticastrista, pero bueno, pasan que cosas).

Al menos aprendimos algunas cosas, como que asociación no es causalidad, que una mentira repetida 1000 veces no se convierte en verdad, y que nunca está de más un poco de investigación más profunda antes de vincular cosas con algo que no aparenta tener relación alguna. Y por supuesto, que la propaganda anticomunista se basa únicamente en rumores y odio puro, y nada de estudios científicos, y por lo mismo, es tristemente célebre. Tanto como los negacionistas del COVID-19, los libertarios, los antivacunas y los terraplanistas.

Fuera de toda teoría conspirativa sobre esta canción, se ha vuelvo muy popular también en las plataformas de streaming. “Libre” es la segunda canción más reproducida del ya fallecido cantante en Spotify, con 11.240.872 reproducciones, por debajo de “Un beso y una flor” (32.595.163) y por encima de “Noelia” (8.394.477). (Datos tomados a la fecha, por cierto)

En fin, disfruten su música, no olviden que todo es política, tomen mucha agua, y quédense en sus casas y no salgan si no es necesario para cuidarse y cuidarnos entre todos.

Jorgicio

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *