El (no tan) extraño caso de los permisos agotados del “ex”

¿Acaso el origen de una broma que se salió de control?

Normalmente cuando uno hace sugerencias tirándolo de chiste, uno tiene que ponerse a pensar en tener cuidado con las cosas que uno hace o dice porque quién sabe si eso se llega a materializar o no. Muchos se han reído (me excluyo) pero, al fin y al cabo, llega a un punto en que alguien se lo toma en serio y pasan cosas que no quisiéramos que pasen.

Haciendo mención al tweet de la foto, lamentablemente, eso fue lo que pasó.

Imagen
La pesadilla se volvió real.

Este tipo de cosas pasan cuando una “talla” se sale de las manos. Y para los afectados (afectadas, en este caso), no es nada gracioso. De hecho, ¿en algún momento lo fue?

Si eso realmente sucedió, entonces podemos sacar varias enseñanzas de esto.

Para empezar, sin ánimos de culpar al autor intelectual de la “broma”, el verdadero responsable es quien hace caso y hace esto que ya pasa a ser más que una maldad. Es decir, mucho podrás odiar a una persona, pero no veo una razón de peso como para cometer una barbaridad. Imagina que esa persona necesita salir a una emergencia, se le muere algún pariente (que no tiene la culpa de cómo fue la relación con algún ex), o tenga que salir a comprar los víveres para la casa, y le hacen esa jugarreta de muy mal gusto.

Aparte, de agotarse los permisos, al parecer, bastando con el RUT (si me equivoco acá, me avisan), es señal de que hay una falta de control a la hora de emitirlos, precisamente, para evitar que alguien los agote irresponsablemente. Porque, siendo honestos, ¿hay alguna razón de peso para realmente cagarle la existencia de esa forma? Sí, hay cosas peores, pero tampoco hay que pasar este tema por alto.

Al final, las cosas no pasan hasta que pasan (valga la rebuznancia).

Jorgicio

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *