Un curso de creole perturbador

Con todo esto de las inmigraciones y que ha llegado mucho extranjero a Chile (entre ellos, muchos haitianos), de aburrido retomé un poco lo que había aprendido de francés en el colegio. Igual en mis ratos de ocio, me da por aprender uno que otro idioma. Así que decidí probar suerte a ver qué podía encontrar, digamos, para matar el tiempo mientras avanzo mi memoria.

Y esto fue lo que pillé. Continuar leyendo