Chris Cornell, saluda al cielo

Cómo decir esto. Cómo explicarlo. Cómo asumirlo. Siendo que desperté esta mañana con esta terrible noticia. De repente pasa todo bien en tu vida y pafff… te encuentras con que te tiraron un balde de agua fría en la cabeza. Eso exactamente me pasó al enterarme de la muerte de Chris Cornell.

Hasta ahora me cuesta asimilarlo y a ratos me quiero hacer la idea de que esto no pasó, pero para qué engañarme, ya pasó. Ha decidido poner fin a su vida y ahí, pues nada que hacerle.

Su música ha formado parte de la banda sonora de mi vida, especialmente con Soundgarden. A mi mamá le debo los gustos musicales que tengo ya que también le gusta Soundgarden. Tengo sus discos y hasta he tocado algunas de sus canciones como Spoonman (que por cierto también fue usada como parte de la banda sonora de Caiga Quien Caiga).

Pero sin duda, otro de los grandes recuerdos que tengo de Cornell y su banda, es una polera que tengo desde que iba en 4t0 básico (1996)… y todavía me quedaba. A saber dónde está guardada ahora.

¡Abridme acá, coño!

[collapse]

Sin duda alguna, álbumes como el Superunknown son los que más me marcaron la vida en el colegio.

También recuerdo el sentido homenaje que se le hizo al fallecido vocalista de Mother Love Bone, Andrew Wood, gracias a la banda Temple of the Dog. Ello después dio origen a Pearl Jam, pero ésa ya es otra historia. (A Eddie Vedder hay que cuidarlo mucho ahora).

Abrir acá
[collapse]

Luego de la desaparición de Soundgarden, vino la época de Audioslave, la primera banda estadounidense en tocar en un concierto en Cuba. Sin duda un acontecimiento histórico, aunque personalmente no me gusta esa banda.

Para qué hablar de la carrera solista de Cornell. No es muy de mi agrado, pero sí tengo que tirarle flores al Euphoria Morning.

De todas maneras, me sigo quedando con el Superunknown porque para mí, es un clásico de clásicos.

Cornell representa la voz de muchas generaciones y era de esperarse: homenajes no le faltan.

Por todo esto y más, muchas gracias, Christopher Lloyd Boyle. O eternamente, Chris Cornell. Por darle sentido a muchas de nuestras vidas con toda tu música. Amado por muchos, odiado por otros, pero por siempre recordado. Y personalmente, Soundgarden me hizo volver al colegio. Gracias por todos esos recuerdos, Chris.

Y saluda al cielo.

Jorgicio

En volá podría gustarte también...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

A %d blogueros les gusta esto: