Los matinales, la pseudociencia en la TV y la charlatanería medicinal en la pantalla chica

Desde hace un tiempo, he notado que programas como “Bienvenidos” (el matinal de Canal 13 en Chile) han empezado a darle tribuna a personas que se dicen a sí mismas “profesionales de la medicina” intentando dar alternativas de dudosa procedencia a lo que hacen los verdaderos profesionales de la medicina. Sí, de a poco, la pseudociencia está invadiendo los espacios en la pantalla chica.

Al principio no hice mayor caso, partiendo porque no veo tele desde hace mucho, y que pensé que sería algo pasajero. Hasta que empecé a ver los posts en las redes sociales donde compartían cosas como “esta fruta te ayuda a curar el cáncer”, o “hacer una dieta alcalina” (que además de no existir evidencia que afirme tal afirmación y de hecho, puede ser es peligrosa), o “limpia tu colon con estas recetas” con elementos que sólo se encuentran en las tiendas remotas del lejano oriente (faltaba que pidieran que lleváramos uña de dragón, sal del Mediterráneo y cuanta chuchería más). Y para qué hablar de los “antivaxxers”, esos entes que son un verdadero peligro para la sociedad. (En serio, sin ánimos de exagerar)

Hubo un momento en que quería pronunciarme respecto a ese tema, pero sentí que intentar convencer a esa gente que cree en esas tonteras, tras intentarlo varias veces, llegó un momento en que me empecé a aburrir. Sin embargo, sentí que era necesario compartir lo que me llevó a escribir este post.

Había cosas de carácter inocentón como creer poder limpiar el colon y cosas que no revisten (o supuestamente no revisten) mayor gravedad, pero cuando tocamos enfermedades delicadas como el cáncer, es lo que nos hace preocupar por el nivel de desinformación que están entregando estos charlatanes disfrazados de médicos. Como decía, creí que esta tendencia era algo pasajero, pero llegó a límites insospechados que ya ahora es triste ver cómo la gente cae en estas cosas. Por ejemplo, lo del “Doctor” Soto, que últimamente ha recibido mucha tribuna por cada tontera que dice en la TV. Por eso, hay gente que cree, por ejemplo, que el cáncer está directamente asociado a la negatividad de la gente, siendo que no existen evidencias que sustenten esa premisa. Entonces, como no hay pruebas definitivas de ello, ¿porqué la gente difunde esa premisa asumiéndola como verdadera? ¿No saben el peligro que le hace a los pacientes que realmente padecen la enfermedad y que, de alguna manera, más de alguno abandone su tratamiento para caer en semejante brutalidad y acaben muriéndose? A enfermedades como el cáncer le han atribuido “causas” como las emociones y el “ser espejos de sus padres“; y “soluciones” como la dieta alcalina, que ya ha cobrado víctimas incluso. Para qué hablar de las víctimas causadas (indirectamente) por los antivaxxers.

En fin, ¿porqué entonces ha tenido tanta difusión la charlatanería medicinal en los medios? Por una razón muy simple: porque para que la pseudociencia funcione, tiene que haber gente que las cree. Sin cuestionarse nada.

Me preocupa que haya cada vez más gente que caiga en esas tonteras, sobretodo si juegan con enfermedades muy graves. Me recuerda a los negacionistas del VIH/SIDA, como Christina Maggiore, quien murió en su propia ley de la enfermedad.

En fin, ¿qué podemos decir ante esto, amiguitos? A ver: no está mal tener una creencia mientras ésta no afecte de alguna manera a nuestro entorno. Pero casos como la pseudociencia y la cienciología afectan bastante no sólo a quienes creen en ella, sino a quienes se llevan al mismo hoyo que esas personas. No está mal aplicar la homeopatía porque algo, siquiera, sirve, pero no depender 100% de ella ni abandonar los métodos tradicionales de medicina. O reemplazar la quimioterapia con las “terapias emocionales” o las hierbas medicinales. Las hierbas están bien para enfermedades comunes como el dolor de guata, el resfrío o la gripe incluso, pero no para algo más serio como el cáncer y el VIH/SIDA.

Creer en Dios tampoco está mal, son sus creencias y hay que respetarlas mientras nos brinde algo positivo. Pero tampoco hay que quitarle crédito a la medicina y sus verdaderos profesionales, ni mucho menos abandonarla por eso. Y lo digo yo, como católico.

Tener una religión es como tener una verga una pija un pene: Está bien tenerla y sentirse orgulloso de ello, pero no es bueno andarla mostrando al público ni andarla metiendo a la fuerza.

Espero que este mensaje lo pasen a sus amigos, sobretodo los que creen en los charlatanes de la medicina y en cuanta tontería publican por internet sin tener una fuente verdaderamente fiable. Cuestiónense esas cosas, tampoco confíen 100% en Google en cuanto a medicina se refiere, nunca está de más preguntarle a los verdaderos profesionales. Están en todos los (buenos) hospitales y consultorios, y siempre estarán atentos a resolver dudas, más aun si hay tanta desinformación dando vuelta por internet y ahora en la vida real.

¡Abridme acá, coño!
[collapse]

Un saludo a todos, e instruyan bien a los que creen en los charlatanes y en la pachamama antes que la medicina.

Y palabras al cierre: recomiendo este artículo del Etilmercurio donde explican más la relación entre el cáncer y las emociones.

Jorgicio

En volá podría gustarte también...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

A %d blogueros les gusta esto: