El autobús transfóbico: HazteVer

Antes que nada unas cositas que aclarar:

  • Sé que el tema fue de hace unas semanas, pero necesitaba pronunciarme respecto al tema.
  • La Católica
  • Léase con la música de “El autobús mágico”
  • Todos los extremos me parecen malos. Tanto la LGBTfobia como la heterofobia me parecen igual de mal en su totalidad, ya que fomenta el odio y la violencia entre ambos bandos.

¡Que no te engañen!

El tema del dichoso autobús dio mucho que hablar. Entre tantas opiniones a favor y en contra, más que nada quiero dar la mía respecto al tema y creo que comenté algo así en alguna ocasión.

He leído cada cosa relacionada con este vehículo y su publicidad en España, y era que no que iba a causar polémica por el mensaje mencionado ahí mismo.

Primero que nada, ya me vería el clásico argumento de que estar en contra de él “es de progres”, siendo que no tiene nada que ver con el tema. Hay que primero ver el trasfondo y contexto del mensaje para poder entender el problema, así como tomarle importancia de quien viene. Partamos.

La entidad detrás del mismo es HazteOír. Es una organización de carácter conservador que busca “preservar los valores de la familia, así como la constitución de la misma”. En pocas palabras: algo parecido al Opus Dei, donde tienen la clásica idea de que la familia está formada por hombre y mujer, así como que los LGBT les parece de lo peor y los llama “pecadores”…  bueno, ustedes entienden, fomentando el odio hacia los LGBT de forma disfrazada para que intente, al menos, pasar piola.

A primera vista, el mensaje no parece violento, claro, si es que se le lee tan a la ligera. Pero pongámonos a pensar un poco: ¿qué esperan de una organización, campaña y/o entidad de carácter ultraconservador/ultracatólico? ¿Aceptar a todos por iguales sin importar su sexo, género y condición sexual?

Ahora bien, tomemos el mensaje y lo ponemos en una clase de biología. Si fuera ése el contexto, no hay problema, es algo biológico y hay que aceptarlo como tal. Claro, eso si sólo consideramos lo que dice la letra blanca (ver la foto de arriba). Sin embargo, viniendo de una entidad basada en el extremismo religioso, y dado el mensaje entregado, está claro que es una apología al odio. Más aun si ese tipo de entidades aboga para que las minorías sexuales no tengan los mismos derechos que cualquier persona (así entre otras cosas como buscar penalizar TODA clase de aborto, por poner un ejemplo). Ya con eso, están de alguna manera fomentando que el ser transexual es algo anormal cuando en realidad uno no tiene por qué estar conforme con su sexo y su género,y no por eso deja de ser una persona. A propósito de que ahí hay una confusión tremenda entre sexo (rasgo biológico) y género (construcción social) por parte de organizaciones como HazteOír.

Entendámonos: si fuese una opinión personal o de un grupo de personas, era preferible que se quedara ahí. Si querían publicarla en algún foro o red social, aunque nos desagrade, es aceptable. Pero de ahí, a querer hacer publicidad para fomentar el odio hacia un grupo de personas, me parece muy mal. No digo que sea malo opinar de tal forma, pero de ahí a buscar desinformar, me parece terrible. Así nos quedaríamos estancados en las ideas medievales y nunca progresaremos como sociedad. Para hablar estas sandeces, tienen sus reuniones para ello, pueden publicar en blogs o diarios si quieren, pero no hacer publicidad de ello para buscar confundir a la gente e imponer una idea medieval como lo hace ese autobús.

Que quede en cada uno la libertad de decidir su sexualidad y su género. Una cosa es informar, y otra cosa es imponer.

Ahora bien: más de alguno dirá “oh, claro, ¿y la libertad de expresión?” No quería tocar tal tema, pero me veré obligado a hacerlo: una cosa es la libertad y otra cosa es el libertinaje. Desde el momento en que se busca atacar o segregar a las minorías sexuales, se les está perjudicando, por ende, deja de ser libre sino libertino. Hasta las libertades tienen límites.  ¡Que no te engañen! Lo demás es victimismo barato por parte de HazteOír.

Que se sepa: No se es menos persona por decidir sobre su género o su sexo. No se deja de ser persona por ser transexual, homosexual, negro, blanco, judío, etc. Ojalá cambiar de género (y de sexo) fuera tan fácil como cambiarse de ropa, pero bueno… la ciencia proveerá.

Está de más decir que el “lobby gay” es más bien una teoría conspirativa, pero acá quiero aclarar algo: imponer el ser LGBT también me parece mal. Nunca he tenido problemas con uno en lo absoluto, pero mientras dejen mi sexualidad en paz, no tengo ningún problema. Los apoyo y todo, pero tampoco caigan en la evangelización, pls. Ni mucho menos la heterofobia. Tanto la LGBTfobia como la heterofobia me parecen igual de mal. Y va para ambos bandos. Sin embargo, que un LGBT pida los mismos derechos que cualquier persona, siendo un grupo un tanto desfavorecido, es lo que corresponde. Porque son tan personas como todos nosotros. Tienen las mismas habilidades y capacidades que cualquiera de nosotros, pero por serlo, suelen ser más discriminados. Ejemplos sobran, y se suelen ver a diario.

Por eso y más, la campaña de HazteOír me da demasiada vergüenza ajena. Y lo digo yo, como católico y heterosexual, cansado de que vean a los LGBT como series inferiores socialmente.

HazteVer.

Jorgicio

En volá podría gustarte también...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

A %d blogueros les gusta esto: