5 años sin Felipito: Lo que ha dejado el fenómeno Camiroaga

CrUv2dKUAAAyHJk.jpg:large

Cuesta creer que hayan pasado 5 años desde aquel trágico día. El accidente del C212 rumbo a Juan Fernández. 21 personas. 21 profesionales que querían hacer una nota. De entre esas personas, 3 eran más connotadas, partiendo por Felipe Cubillos, líder del Desafío Levantemos Chile; y Roberto Bruce, conocido por su tan dinámica actitud que caía bien. Una pena por ellos. Pero el pueblo se alzó más hacia la víctima fatal más llorada desde ese entonces: Felipe Camiroaga.

A todos nos ha parado de sorpresa tal fatídico día. Yo tenía doctor ese día, y era cosa de ver cómo estaban todos, expectantes, esperando más noticias sobre el estado de los involucrados en tal incidente. Todo voló en mil pedazos. El fenómeno Camiroaga no tardó en aparecer.

Lleve su toalla de Felipito, a luca y a mil.

Lleve su toalla de Felipito, a luca y a mil.

¿Qué fue lo que nos ha dejado desde ese entonces?

  • Frases cliché como el “vuela alto”. Aunque el contexto original fue más literal. Siempre se repite cada vez que se muere alguien.
  • Un tremendo culto a su personalidad. Toallas, chapitas, calendarios, animitas… Tanto que incluso llegaron a considerarlo como un santo.
  • Haber cambiado la forma de ver la vida de muchas personas. Si no, pregúntenle a Jorge Zabaleta.
    Abrir acá
    [collapse]
  • Los chistes de “partes”, aunque el verdadero hipster que inició tal moda fue Hans Pozo. Pero con Felipito, ganó más popularidad.
  • Una baja súbita en la audiencia del Buenos Días a Todos (cuando aún se llamaba así). No tenía sentido verlo si Felipito no aparecía ahí. Y no, no es broma, es en serio.
  • Una serie de retweets de su vieja cuenta de Twitter “invocándolo” por cualquier razón. Se da más en los partidos de fútbol de la Selección.
  • Haber trillado (o gastado su uso de) la canción “Ángel para un final”, sea la versión original de Silvio Rodríguez o el cover que hicieron Los Bunkers, a tal punto que llegaron a odiarla hasta el cansancio.
    Abra acá
    [collapse]
    Ahora buscan cualquier muerte como excusa para seguirla usando.
  • La moda de adoptar halcones, los animalitos que más le gustaban… Ah, no, eso nunca pasó (la moda, porque Camiroaga sí tenía halcones xD)

En síntesis: recuerdos de Felipito abundan; y gente que le llora, también. Camiroaga es del pueblo. Es de culto. Homenajes no le faltan.

Ahora, un par de regalitos.

Abrir acá
[collapse]

A seguir volando alto, Halcón de Chicureo.

Jorgicio

En volá podría gustarte también...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

A %d blogueros les gusta esto: