El Rodeo en Chile: ¿Crónica de una muerte anunciada?

Así tal cual.

Así tal cual.

Hace poco recordé que hace tiempo escribí algo sobre algunas cosas que opino sobre el 18, así como una invitación a una marcha relacionada con lo que voy a escribir a continuación.

Desde hace un tiempo que se hablaba de una prohibición a lo que muchos consideran un “deporte”. Es evidente que los que muestran más su manifiesto en contra de esta práctica son animalistas y veganos, pero no necesariamente hay ser tal para tener sentido común a la hora de estar en contra del maltrato animal. Menos si se expresa mediante una tradición que se lleva practicando desde hace siglos, incluso de antes de la Primera Junta Nacional de Gobierno, y posteriormente oficializado como “deporte nacional” desde 1962.

Ahora ese grito de manifiesto ha estado sonando más fuerte que nunca en vísperas de Fiestas Patrias. Todo empezó con una medida del alcalde de Recoleta, Daniel Jadue, donde prohíbe cualquier espectáculo donde los animales se vean involucrados, estresados y violentados, tales como los circos con animales y, por supuesto, el rodeo. Por supuesto, el debate entre ediles no tardó en aparecer.

Siguiendo su ejemplo, Ñuñoa da el segundo paso. De momento, por este año, pero se esperará a que sea perpetuo. Todo depende de la próxima gestión de la misma comuna.

No es necesario entrar en razones para ello, pero si quieren leer más, entren acá.

La guinda de la torta la ponen en el Congreso donde se evalúa la posibilidad de que la prohibición se extienda a todo el país.

Mientras muchos celebramos que el rodeo empiece a ver su ocaso, los pro-rodeo no tardaron en aparecer. Entre el alcalde de Melipilla, la UDI y los demás que están a favor de esta práctica, hicieron arder las redes sociales cuando se supo el notición.

Para colmo, de argumentos idiotas y sentido tenemos que estar alimentándonos en estos días. No me sorprende de la UDI comparándolo con el aborto, intentando sacarse los pillos y dejarnos a los anti-rodeo de cínicos. Comparando peras con manzanas, para variar. Más encima, son pro-rodeo, “cuidan la vida del novillo”, y encima se las dan de pro-vida cuando en realidad son pro-feto, ¿pero qué hicieron en dictadura? Se quedaron callados, obvio.
Eso sí que es paradójico.

A eso, sumémosle a esta joya de carta:

cartaprorodeoelmercurio

No puede ser que se le ataque a Jadue sólo por ser comunista. Encima, no es comparable un huaso de fundo (que más encima se hace llamar “agricultor” para intentar parecer más proletario) con uno de verdad que proviene del campo. Mientras el último tiende a ser más humilde, el primero es todo lo contrario: creerse la raja sólo porque tiene un terreno, poh oye, para estar más en contacto con la naturaleza, poh oye. El chiste se cuenta solo.

Aparte, estos pro-rodeo intentan vendernos la idea de que existen normas muy estrictas a la hora de tirársele contra el novillo, donde dicen que multan a quienes lo maltraten en plena medialuna. Aunque eso puede ser verdad, no nos sirve que se sancione cuando el daño ya está hecho. También les recuerdo una cosa: los novillos suelen pesar como entre 200-300 kilos app, mientras que un caballo fácilmente puede pesar sobre los 400 (asumiendo que es un caballo adulto preparado para esta serie de competencias). Obviamente, la fuerza aplicada a un cuerpo de menor peso, es mayor. Es como si Snorlax jugara al montoncito sobre un flaco. ¿Quién sufre más?

Ilonqueen desaprueba el rodeo.

Ilonqueen desaprueba el rodeo.

¿Minoría? ¡Las pelotas, viejo! Los anti-rodeo somos muchos más que los pro-rodeo, y como puse más arriba, no es necesario ser veg(etari)ano o animalista para tener sentido común al hacer ese tipo de denuncias.

Los pro-rodeos dicen no ser violentos, pero les tengo que recordar este video de lo que pasó en Arica:

Abrir acá
[collapse]

A eso también matemos el mito de que el rodeo no es un deporte. Prácticamente, si bien se puede comparar a la equitación (por el hecho de montar un caballo), es más bien un espectáculo recreativo hecho “tradición”, más que un deporte. Un deporte donde, por mucho que quieran tapar el sol con un dedo, se maltrata a un animal por diversión. Tirar a un novillo contra una pared no es deporte. Es casi comparable con el lanzamiento de enanos.
(Palo para mis amigos veg(etari)anos que buscan comparar peras con higos al asociar al rodeo con el consumo de carne)

Aparte, no cualquiera puede practicarlo. Es bien sabido que es un deporte de la élite. Más que eso, no hay que ahondar.

Ahora bien, ¿cultura?

14102472_631125977068749_6883551351309029514_n

Y para acabar, como estamos en víspera de municipales, no falta la falacia del hombre de paja por parte de la contra donde sacarán a colación de que la idea es populismo como un “intento de ganar más votos”. Como queriendo jugar al empate, ¿ah?

En fin, razones para rechazar el rodeo abundan, pero muchas relacionadas con el maltrato animal, que para estos casos, no es sancionado.

Abrid acá

Benito Espinosa, todo un visionario.

[collapse]

Claramente, el rodeo forma parte de una crónica de una muerte anunciada.

¿Está de acuerdo con que el rodeo se acabe en Chile?

View Results

Loading ... Loading ...

Jorgicio

En volá podría gustarte también...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

A %d blogueros les gusta esto: