Yo quiero ver de nuevo luz en toda mi casa…

Está sentado a la derecha de Dios Padre Todopoderoso.
Está sentado a la derecha de Dios Padre Todopoderoso.

El 2016 se ha ensañado tanto con los famosos, pese a que es algo que pasa todos los años. Pero lo sorprendente es que nunca se ha sabido que JuanGa estuvo enfermo ni nada. Una muestra de que la muerte nos puede pillar donde menos nos espera.

La verdad, muchos recuerdos tengo de Juan Gabriel. Como muchos. Era el pan de cada día de muchas radios de corte romántico. Mi abuelita tenía por ahí un cassette del “Querida”. El infaltable potpourri de Pandora. Las invitaciones al Noa Noa.

La noche anterior dio un concierto. Se veía muy bien, jovial y sano. Hasta que la muerte lo conoció y se lo llevó hoy.

Continuar leyendo

#NanaGate: En casa de herrero, ¿Cuchillo de palo?

Acá no se trata de defender al patrón de fundo de nadie, ni menos hablar del color político de nadie. Pero si aun insiste y lo ve así, le sugiero retirarse a leer cualquier otra cosa. Gracias.
Y puede cortar fuerte.
Y puede cortar fuerte.

No es novedad que Sebastián Eyzaguirre sea conocido por ser una persona filosa a la hora de emitir alguna declaración a la prensa. Desde la época en que se dio a conocer gracias a Caiga Quien Caiga que si bien, hay que reconocerlo, resulta ser gracioso, hay momentos en que es bastante petulante. Así que no veo por qué se sorprenden cuando increpó a la nana que le robó cerca de 3 millones de pesos en cheques.

Lo que llamó la atención de muchos la manera en que la increpó. Si bien funarla fue una buena idea, el cómo fue motivo de una serie de trolleos en las redes sociales, incluyendo a personas como su ex compañero de CQC, Pablo Mackenna.

Haciendo la del patrón de fundo, cual levantao’ de raja es. ¿Lo más triste de todo? Es que la gente se preocupó más de un acto tan superficial como el encararla, que lo que realmente nos preocupa y que es el verdadero trasfondo del asunto: el cómo funciona la justicia en este país y el hecho de que una persona haya cometido un ilícito. Continuar leyendo

El Rodeo en Chile: ¿Crónica de una muerte anunciada?

Así tal cual.
Así tal cual.

Hace poco recordé que hace tiempo escribí algo sobre algunas cosas que opino sobre el 18, así como una invitación a una marcha relacionada con lo que voy a escribir a continuación.

Desde hace un tiempo que se hablaba de una prohibición a lo que muchos consideran un “deporte”. Es evidente que los que muestran más su manifiesto en contra de esta práctica son animalistas y veganos, pero no necesariamente hay ser tal para tener sentido común a la hora de estar en contra del maltrato animal. Menos si se expresa mediante una tradición que se lleva practicando desde hace siglos, incluso de antes de la Primera Junta Nacional de Gobierno, y posteriormente oficializado como “deporte nacional” desde 1962. Continuar leyendo

Viajé en avión… ¡Y me gustó!

No tengo mucho que ofrecerles más que este cerro iquiqueño visto desde el aeropuerto.
No tengo mucho que ofrecerles más que este cerro iquiqueño visto desde el aeropuerto.

Los que me conocen, saben que no soy una persona que no suele hacer viajes largos. Ni menos en avión. Primero porque acá en Viña (bueno, Quilpué, que está cerca) no hay aeropuertos (el Torquemada no está abierto al público para realizar viajes, y para que eso pase, sería tanto como esperar la próxima era glacial, el estadio de la U o que en Chile haya educación y salud gratuitas, pero eso es otro tema). Segundo: los viajes que realizo bien seguido son a Santiago, La Serena y Ovalle, donde es más fácil llegar en bus, ya que para poder viajar en avión, tendría que viajar primero a la capital, allá tomar un bus que me lleve al aeropuerto y ahí abordar el susodicho medio de transporte, lo que supone mucho trámite y un severo dolor al bolsillo (ya les explicaré porqué). Aparte que tengo un terminal de buses a la vuelta de mi casa 😀 Y aparte, soy medio pobre.

Por lo mencionado anteriormente, es que me vi en la necesidad de escribir este post. Para los que aún no lo saben, pasé mis vacaciones en Iquique, donde mi familia paterna. Fui a la fiesta de La Tirana y celebré mi cumpleaños allá ya que caía al día siguiente de dicha festividad (sí, weón, estuve de cumpleaños un día domingo). Sí, fui en bus, que son 25 horas con la raja pegá pegado al asiento.

Dejando ya ese tema de lado, quería volver en un medio que fuera más rápido y que supondría una experiencia nueva. Así fue como decidí volver a casa en avión. Continuar leyendo