Así habló Baradit: de historias y piraterías

O también podríamos llamarlo “Also sprach Baradit”

baradit-hope.redimensionado

El fenómeno Baradit ha dado mucho que hablar. Desde sus cuestionamientos sobre sus obras hasta sus opiniones sobre la difusión de la misma de formas que le parecen un tanto indecorosas. Es por esto que trataré 2 temas relacionados con su persona y su obra: Primero, lo que se dice sobre la veracidad de lo que aparece escrito en su obra cumbre de los últimos tiempos: “Historia Secreta de Chile”. Y luego, lo que se dice sobre la piratería en general (no sólo de sus obras, sino de otras también), algo en lo que hay que cavar muy hondo.

IMG_20160728_220603593.redimensionado
Aguante Baradit, vieja, ¡No me importa nada! (Foto tomada por mí; sí, me hice regalo de cumpleaños, weón)

Se dice de mí…

He visto una serie de reclamos y comentarios a favor y en contra de Historia Secreta de Chile. Me llama la atención que muchos de ellos vienen de historiadores o personas vinculadas al área de historia (como alumnos y pedagogos en dicho rubro, por ejemplo). Es la típica contienda “Historiadores v/s Baradit”, que muestra la revista RedSeca en un artículo firmado por 4 personas donde critican duramente la saga del libro del escritor chileno. (En realidad será una trilogía). Las tensiones se intensificaron en el marco del lanzamiento de la 2da parte de la saga de libros. Acá un podcast donde habla del tema, empieza en el minuto 33:55.

Por supuesto, las respuestas no se hicieron esperar.

Es acá donde se intenta responder la pregunta: ¿Quién es dueño de la historia? ¿O de SU historia?

Definitivamente, este tipo de cosas pasan cuando se toman demasiado en serio las obras de Baradit. Es bien sabido que lo suyo es la ciencia-ficción, con cierta tendencia a la ucronía (es cosa de leer otro de sus libros como Synco, donde habla de la red cibernética que quería implementar Allende). E Historia Secreta de Chile no está lejos de ser como tal. Para colmo, temen mucho sobre su difusión, que acabe en manos del Mineduc, que se enseñe en los colegios, o qué sé yo. Primero que todo: Baradit, al momento de escribir estos libros, se tomó el tiempo de investigar un poco sobre estos hechos que se esconden en los pasajes de la historia de nuestro país, como que Arturo Prat era espiritista, Cybersyn, sobre si O’Higgins era el padre de la patria o no, entre otras cosas que no voy a spoilear porque eso ya es tarea de ustedes el ponerse a leer.

Baradit se nota que reconoce el gran trabajo que hacen nuestros historiadores, y en ningún momento buscó desacreditarlos.

Para muestra, basta un botón:

IMG_20160729_052536895.redimensionado
Hint: Sale al final del 2do libro de Historia Secreta de Chile.

Las cosas no tienen por qué estar polarizadas. No siempre se puede ser blanco o negro, también hay matices entremedio. El tiempo dirá el resto. Por mientras, disfruten del libro. No se lo tomen muy en serio. Cuestionarse no está de más, de todos modos, pero lo que llama la atención, es su forma de relatar los hechos. Quizás por eso, Baradit vende tanto.

Es absurdo tomarse en serio algo relacionado con su profesión. Es como si yo, en calidad de informático, criticara los chistes hechos con códigos. Sentido común, plz.

¿Somos piratas?

Abrid acá, amiko

[collapse]

Dejando de lado el contenido del libro, acá se tratará de un tema mucho más serio. A Baradit le preocupa mucho que se pirateen sus libros. (Y a más de algún escritor, también).

Así ha salido una serie de debates relacionados con el tema, aunque he visto más opiniones a favor suyo que en contra. A Baradit antes le hacía gracia porque sentía que así su obra llegaba a más gente. Ahora no.

Personalmente, en cierta forma, me considero pirata aunque el tiempo me ha hecho entender que ello no se puede aplicar a todas las áreas. No es lo mismo bajar un disco que se filtró en algún lado o torrent perdido, a comprar un libro pirata (físico). Estamos conscientes de que el gran problema acá en Chile con los libros, es que no todos tienen acceso a ello. Claro está el eterno problema del IVA (Chile tiene el impuesto al libro más caro del mundo: 19%). Pero quizás eliminarlo no sea necesariamente una solución definitiva. Ahí ya hay muchos artículos que tratan del tema (en profundidad) y prácticamente todos concluyen lo mismo. Pero sí estamos de acuerdo que ese impuesto debe desaparecer. Puede y no puede que se note en todos los casos, pero ya es tarea de cada uno buscar alguna alternativa en caso de no poder comprar un libro, sea recurriendo a alguna biblioteca, comprarlo usado, etc. Aunque claro, por otro lado puede estar el problema del catálogo porque no siempre vamos a encontrar lo que queremos, eso se entiende. Aparte, no a todos les agrada mucho la idea de andar con un libro prestado, ¿verdad?

Volviendo al tema, no justifico la piratería de los libros. Pero se entiende que existe por una razón, y es lo que a muchos aficionados a la lectura les preocupa. No todos pueden comprarlos. Distinto es que no todos quieren comprarlos, porque claro, en algunos casos… tienen otras prioridades. Que uno prefiera comprarse una cena antes que un libro, se entiende porque de algo tiene que vivir, aunque sea por gula. Claro, preocupa mucho más que el copete valga menos que un libro. El chiste se cuenta solo.

Leer es un pasatiempo. Muchos lo ven como un lujo, otros lo ven como una pasión. De ahí, la valorización individual por los libros. Aunque se entiende que hay cosas de mayor jerarquía, como comprar la comida del mes o pagar alguna cuenta. O la Universidad.

Pero claro, en la desesperación, más de alguno se comprará algún libro pirata sólo porque el precio es más asequible. ¿Buena idea?

Pensemos: La impresión puede considerarse un arte. Si se hace bien, da buenos resultados. Existen libros bien o mal pirateados, a tal nivel de que en algunos casos, ni se nota fuera una copia hecha externamente a la editorial del libro en cuestión. Y claro… hay casos en que se nota la copia. Y mucho. Para qué hablar de las portadas. Nunca van a quedar 100% exactas. Oh, qué obvio.

Aparte, quien copia los libros y lucra con ellos, lo hace de una manera ajena a una editorial común. Normalmente, los que más se benefician, son… los mismos que venden dichos libros. Y quizás la mano de obra que existe detrás. ¿Y el autor original? Nada. ¿Bueno o malo?

La verdad, acá hay que entrar en materia sobre la reputación del autor. Siendo uno que vende por toneladas y su nombre traspasa las fronteras, puede que no le importe mucho. Pero al fin y al cabo, siempre queda a criterio del mismo autor.

Puede ser también que su ego dependa mucho de sus ventas. A algunos les parece más legítimo que se venda más por sus libros originales que por copias hechas por terceros. Aunque no tiene que ser necesariamente por ego, sino por las pérdidas que tendrían los autores al momento de difundirse dichas copias. Aunque más que pérdidas, simplemente es no-ingreso, pero pensemos: no es gracioso que un tercero haga usufructo de algo que no le amerita a costa de su propio beneficio con material de otra persona. Hay todo un trabajo detrás de la obra original, y se nota. Puede tomar mucho tiempo y esfuerzo. Por lo mismo, es frustrante que otra persona se beneficie con algo que no es suyo y que sólo se adjudique el venderlo para sacar provecho. Vaya a saber qué se va a hacer con lo recaudado.

Por lo mismo, en cierta medida, entiendo a Baradit, o algún otro escritor que pase por lo mismo. Vamos, que la piratería de libros no es ninguna novedad. Seamos sinceros: todos hemos comprado libros piratas alguna vez, aunque sea para leerlo en el colegio. O sino, algún libro usado. Pero bueno: el criterio, esta vez, está en manos del comprador.

¿Le gusta mucho un escritor? Tómese el tiempo, y si puede, compre el libro original. ¿No tiene dinero? Bueno, no queda otra que recurrir a alguna biblioteca o a comprarlo usado. O habrá que recurrir al chanchito de alcancía.

Por otro lado, si compra un libro pirata, no se sienta tan mal. Pero hágalo con cuentagotas. Aparte de pensar en el autor original, nunca un libro pirata va a quedar tan bonito como el original.

¿Sobre el porqué están tan caros los libros acá? Eso ya da para otro tema. Y el precio no varía mucho en comparación a otros países (como Argentina o Perú). O recurrir a Bookdepository.

Divagué caleta, parece.

Jorgicio

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *