El “Vino de Bachelet”: la verdad detrás del mito

Primero que todo, quiero agradecer a los amigos de El Libido por hacer esta magna investigación por algo que hicieron parecer muy real. Así que, basado en lo que ellos escribieron, les voy a contar esta linda historia.

Los señores de DerechaTuitera publicaron una foto (como la de arriba) para fomentar el sensacionalismo.

ClCRnEMVYAI52Yw.jpg:large

Posteriormente apareció en una red social para los amantes de este manjar, Vivino. Con review y todo.

ClCSEiKUYAMhOe5.jpg:large

El Muro, propiedad del ex-diputado UDI Gonzalo Arenas, publicó un artículo para darle todo el toque realístico al susodicho producto. Sin embargo, carece de fuentes, mucho menos verídicas.

Como era de esperarse, las reacciones no tardaron en aparecer.

ClCS4TcUkAA5O_l.jpg:large

Pánico colectivo. Descripción gráfica.

Y era que no, otros medios “serios” lo replicaron.

ClCTJvXUkAABKou.jpg:large

Why so serious?

Hasta ahí, todo verídico, sobretodo por involucrar actores principales, como Carlos Cardoen, Bachelet, Dávalos… sobretodo Cardoen, ya que últimamente es conocido por su incursión en el submundo de la enología.

Sin embargo, no contaban con que esto se trataría de un montaje. No más vean esto:

ClCUNKLVAAAtw5f.jpg:large

Un curioso review. ¿Qué tal éstos?

ClCUWklUYAENCcL.jpg:large

¿En serio hay gente que sólo se crea cuentas para comentar este vino en particular?

Ahora les propongo un reto: intenten comprar una botella. Está de ganga, cuesta tan sólo la módica suma de CLP$1132… ah, verdad que no van a poder adquirirlo en ninguna parte.

Entonces pregúntense ustedes mismos: ¿cómo voy a hacer un review de algo que ni siquiera he probado? Sobretodo si se trata de comida.

Ahora, si supuestamente se tratara de algo “elitista” (algo que sólo algunas personas pueden probar), ¿para qué se ponen a venderlo entonces? Aparte, con la supuesta producción detrás de este producto (si es que hubo), sería bastante contraproducente venderlo a un precio absurdamente asequible para ser un vino “exclusivo” y de “edición especial”.

Hoy en día cualquiera puede dárselas de diseñador gráfico para crear una etiqueta como ésa y pegarla en un vino random y luego inventarle una historia para parecerla real. Y peor aún es que haya gente que crea en estas cosas.

Para ser un montaje de la derecha, está bastante bien elaborado. Y al parecer, cumplieron su cometido. ¿Cuál cometido? Simplemente un burdo intento elegante de la oposición para manifestar su descontento con este gobierno, porque hasta el momento, no existe una evidencia concreta de que este vino realmente existió alguna vez.

Muy bajo cayeron esta vez, señores.

Jorgicio

 

En volá podría gustarte también...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

A %d blogueros les gusta esto: