Re: Seamos claros, a Eduardo Lara no lo mató el…

Descansa en paz, Eduardo.

Descansa en paz, Eduardo.

Hace poco me tomé la molestia de leer un post que tiene ciertas dosis de agentes cancerígenos, lleno de ignorancia y falta de criterio. Sí, estoy de acuerdo con la libertad de expresión, pero ésta termina cuando atropella la de otras personas con el duro poder de la no-sapiencia.

Es por esto, que, una vez más, me tomaré la molestia de contestar el respectivo post relacionado con lo ocurrido el 21 de Mayo, con la muerte de Eduardo Lara. Ya di mi opinión respecto al tema, y por ende, trataré de no ser redundante en algunas cosas salvo que sea necesario. Aquí va.

Primero, lo primero. El post original:

13230064_580006782178434_3221124325077733153_n

Abridme

[collapse]

De partida, no conozco mucho a la persona que lo escribió. Pero ya suficiente tengo con haber visto que pertenece a la juventud gremialista de la Universidad de Chile. Quizás eso me dé una idea de qué tipo de tonteras escribe. Como siempre, el prestigio de una universidad no hace a una persona.

Bueno, ahora el análisis, a lo Camiroaga, œ. Pieza por pieza.

Seamos claros, a Eduardo Lara no lo mató el “neoliberalismo”, tampoco las AFP o las Isapres. No chuteen la pelota para el córner. A Eduardo Lara lo mató la Izquierda radical.

Este señor tal parece que está cagando fuera del tiesto con ese nivel de argumentación. Partamos.

Las bases del sistema neoliberalista se sustentaron en plena dictadura, y uno de los máximos responsables es José Piñera. Creo que no merece mayor explicación. Junto con ello, también quedaron legados como la privatización de muchos recursos naturales, y por ende, derechos como la educación se ven notoriamente afectadas. Lo mismo con el sistema de AFP y las Isapres, que al fin y al cabo, acaban robando millones y logran que personas, al llegar a viejos, lleguen con pensiones bastante miserables. La manera de cómo nos roban es lo que nos da mucha impotencia, aunque tampoco justifico que hayan movimientos radicales al llegar a un punto en que tengan que recurrir a las molotov y a las barricadas. Pero parte de ello, tal como lo expliqué en otro post, está directamente relacionado con la deplorable calidad de la educación, y el escaso acceso a ella. Y todo, producto del sistema económico imperante desde la dictadura. Así que sí, lo mató el neoliberalismo. Pero no es el único agente.

Por otro lado, culpar a la izquierda de los destrozos en las manifestaciones, es una señal de una pésima capacidad de comprensión. Hay personas que ni siquiera saben por qué lo hacen, pero no necesariamente tengan que estar movidos por una “izquierda radical”. Aparte, ni siquiera sabían que habían personas ahí. Que les haya importado o no, dudo que les importe. Pero culpar a la izquierda, no corresponde.

Sigamos.

No lo mataron los Care Jarro o los Phillips, lo mató gente que actuó por razones ideológicas, que probablemente está organizada en torno a una estructura y que con seguridad tenía claro qué edificios se quemarían hoy. Tampoco lo mató la “violencia del sistema”, porque esa es una excusa barata para justificar a quienes creen que pueden pasarse por la raja el orden que nos hemos dado entre los chilenos.

No lo habrán matado esas pandillas chilenas, pero sí algunas de un corte similar. Respecto a las “razones ideológicas”… Vuelta a lo que dije anteriormente. Hay gente que tiene ideas erradas de la “izquierda”, llevándolo a un plano radical. Culpa a las personas, no a sus ideas.

Y con respecto a la “violencia del sistema”… sí tiene que ver, y en parte, con lo mencionado en el análisis del párrafo anterior. Con respecto a por qué la Concertación no hizo nada para cambiarlo, una frase para el bronce:

 

Ya que tanto apoya a Guzmán, debiera entenderlo.

Ya que tanto apoya a Guzmán, debiera entenderlo.

Sigamos.

Pero sí lo mató la indolencia de la Izquierda razonable, la gente que sabe el nombre y el apellido de quienes cometen estos actos y no los denuncian para mantener la tan manoseada “unidad de la Izquierda”.

Otra vez culpando a la izquierda de todo. Creo que no amerita mayor análisis. Sólo una ayudita psicológica para dejar de echar la culpa a otros de sus problemas.

Lo mataron los rectores que, escudados en una supuesta extraterritorialidad, resguardan a estas organizaciones dentro de sus universidades, permitiendo incluso matonajes contra sus compañeros.

¿Qué tiene que ver el culo con las pestañas?

Nunca he sabido de rectores que apoyen este tipo de desastres en las manifestaciones; al contrario, las repudian. Y dudo que alguien con sentido común se ponga a culpar a otros de ello sin antes razonar a priori.

Lo mató frialdad, porque en los últimos años los vimos quemar micros, edificios y hasta un carabinero, pero nunca nos escandalizamos y era obvio que en algún momento iba a pasar.

De hecho, sí nos escandalizamos ante ello, y como siempre, condeno que antisociales vayan a hacer destrozos ya que, de paso, dañan el espíritu de algo tan pacífico como las marchas. Si bien merecen castigo, es mejor atacar el problema de raíz para evitar que estas cosas se repitan.

Finalmente lo mató la Justicia, esa que no persigue a nadie por estos actos porque se acostumbró a hacer vista gorda frente a hechos así. ¿Cuántos presos hay por todos los hechos que mencioné más arriba?

En parte, tiene razón en este punto. Reprimir gente es algo que repudio y condeno, mientras se haga hacia la gente equivocada. Pero algo habrá que hacer en esos casos. De todas maneras, hay que atacar el problema de raíz, insisto.

Le pido a la Izquierda razonable que deje de buscar excusas en cualquier lado y se haga cargo de su responsabilidad, porque si estos grupos existen es porque ustedes les permiten existir.

Y dale con que las gallinas mean. Mejor le pido a usted que deje de buscar excusas para justificar su nivel de ignorancia dándoselas de intelectual escribiendo mucho y diciendo nada. Deje de culpar a otros de sus problemas, causados por la misma ideología que usted sigue.

A Eduardo Lara lo mató gente que cree en la violencia como método de acción política, gente que -les aseguro- no está arrepentida de lo que hizo.

No exactamente.

A Eduardo Lara lo mató una mala gestión dentro del edificio donde se encontraba, ya que si no le hubieran pedido que se quedara y no se moviera, tal vez se pudo haber salvado. A Eduardo Lara lo mató el lumpen.

Ahora, si lo pensamos bien, sí podría haberlo matado las Isapres y la AFP, ya que habiendo gente que se pregunta qué hace trabajando a sus 71 años, digo que de alguna manera tenía que ganarse la vida, ya que seguramente no tenía un buen pasar económico. El chiste se cuenta solo.

Lo expuesto anteriormente, está basado en el nivel de desinformación de los medios de manipulación comunicación. La prensa muestra lo que quiere mostrar. Muestran destrozos en vez del pacifismo que hay en las marchas porque claro, se alimentan del morbo y del sensacionalismo.

Más que ponerse a buscar culpables, nosotros y el gobierno debieran preocuparse de mejorar las cosas en este país, actuar con proactividad para evitar que este tipo de cosas se vuelvan a repetir. No caer en el grueso error de poner militares a la calle si no queremos volver a 1973. Porque sí, gobiernos como éste, violentan. Y mucho. Y son el origen de episodios como éste.

También la tarea va para los padres, que les inculquen más valores a sus hijos y les enseñen que hay mejores maneras de pedir las cosas. Nunca los dejen solos ni los descuiden.

Creo que no tengo más que decir porque los clichés están a la orden del día. Sólo diré: Más vale prevenir que lamentar.

Ya para acabar, vuelvo a poner esta imagen:

CjCGQ7gXIAEqzBy.jpg:large

Juzguen ustedes.

Jorgicio

En volá podría gustarte también...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

A %d blogueros les gusta esto: