Violencia e igualdad de género: de Molina a Coyhaique, sin amor

Disclaimer: Quiero aclarar que estoy en contra de cualquier violencia de género, independiente del mismo, y por lo mismo, la reacción ante todos estos hechos debe ser la misma. Si esto le va a molestar o cree que esto es obra del “patriarcado”, le sugiero encarecidamente pasar de largo y lea otra cosa. Por su atención, muchas gracias.

NI UNO MENOS DE Marisa Russo

Todos ya hemos sido testigos de uno de los hechos más brutales que ha acontecido en estos últimos días. El homicidio frustrado (sí, homicidio) de una mujer por parte de su pareja por celos. Lo macabro está en que le arrancó los ojos y la violó. Afortunadamente, está fuera de riesgo vital aunque grave. Y para variar, las reacciones no tardaron en aparecer, desde el ciberactivismo hasta las marchas en las calles y hasta la reacción de la presidenta ante el tema. Si bien hasta hoy no hay detenidos, no quiere decir que esto tenga que quedar impune. También debiera quedar claro mi postura respecto al tema, de que es algo que condeno enérgicamente, ya que violencia es violencia, y es tan grave independiente de quien se trate. Pero lo que quiero destacar acá, es el nivel de reacción ante las redes sociales, aprovechando de compararlo con otro caso que sucedió hace un par de años: la faena y descuartizamiento de un hombre por parte de su pareja en Molina.

Ese caso es tan o incluso más macabro que el otro, partiendo por el hecho de que todo fue tan elaborado, aparte de que ello resultó en muerte, por lo que acá se habla de homicidio cumplido. Detrás de bambalinas, el asunto es otro: se habla de un ajuste de cuentas por robarle dinero, otros hablan de maltrato, etc. No justifico que él la haya golpeado antes (si es que así fue), pero irse de un extremo a otro tampoco es algo que tenga que aplaudirse. Hubiera bastado con una denuncia o una separación y ya, pero de ahí a faenarlo… ya es como mucho. Al final, tuvo una condena de 6 años tras entregarse a la policía. Y espero lo mismo respecto al caso de Aysén.

¿Cómo fueron las reacciones ante el caso? La verdad vi de todo… menos activismo. Sí, hubo comentarios que iban en contra de lo que hizo ella, pero vi otros justificándola, sobretodo con una tendencia bastante hembrista. Pero al parecer, no tuvo tanto impacto como el caso de Coyhaique. Es más, incluso hubo hasta chistes y memes. Pobre de quien haga lo mismo con el de la mujer del otro caso, ya seguro a quienes lo hagan, les caerán las penas del infierno.

¿Hubo alguna pronunciación feminista ante el caso de Molina? La verdad, no pasó más allá de algunos comentarios en las redes sociales. Pero en este caso, fue más en serio. ¿Igualdad de género? El feminismo (se supone que) aboga por la igualdad de género, eso con lo que tanto se llenan la boca. ¿Hubo manifestación por lo del hombre descuartizado de Molina? ¡Ni moscas! (O por lo menos, no se sabe de alguna).

En fin, ambos hechos son condenables de una forma ya que en ambas formas, hubo violencia. Y espero que la condena que reciba el culpable del cuasi homicidio sea igual que la de la mujer de Molina.

Ni una menos. Ni uno menos. Al final, todos los muertos duelen.

Jorgicio

En volá podría gustarte también...

1 comentario

  1. 18 Octubre, 2016

    […] son tan repulsivos el uno como el otro, y son todos condenables de igual manera. Algo parecido a lo que escribí hace unos […]

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

A %d blogueros les gusta esto: