Re: El Neomachista: 10 frases para detectarlo

Tuit-guardia-civil

Andaba con ganas de otra respuesta a posts que lo ameritan, y este post sobre el neomachista, con mayor razón. Me puse a leerlo, digerirlo un poco, y lo que encontré, son falacias, falacias y más falacias. No es que me imagine el tema en la cabeza, es algo que se ve (o veo) a diario. Quiero aclarar, acá, que lo que expone dicho post, son frases y situaciones muy recurridas, consideradas, según la autora, como mentiras, falacias y errores. Es hora de desvelar, punto por punto, qué hay de mentira y de verdad en cada una de ellas. Así, dejamos de ver neomachistas donde NO los hay.

Partamos.

  1. “Yo no soy feminista ni machista, yo creo en la igualdad”. La autora lo expone como si fuera algo falaz, un error que se produce del desconocimiento. Que el feminismo busque reivindicar la igualdad de derechos entre ambos géneros, no lo niego, pero a mi parecer, es algo un tanto incompleto. Es evidente que el feminismo, pese a todo, le dé más prioridades a los derechos de las mujeres para nivelarlos a los del hombre, ¿pero cuando somos nosotros los violentados? ¿Qué hacen? Es por estas cosas que yo creo en la igualdad, y no me considero feminista. No digo que ser feminista sea malo, al contrario, pero no me identifica como tal porque quiero ir más allá de eso. Todos debemos ser tratados por igual, ser juzgados por los mismos actos independiente del género, y por supuesto, tener los mismos derechos. Una vez hablé de eso.
  2. “También hay violencia de género contra los hombres”. Como si eso fuera mentira. Puras weás tonteras se leen en este punto expuesto por la autora. Vamos por parte.
    Cuando un hombre maltrata a una mujer, obviamente él recibe una pena mayor por eso. Cuando la situación es a la inversa (y en la misma magnitud), ella recibe una pena menor. ¿Es eso justicia? ¿Qué hace el feminismo ante eso? Juzguen ustedes.
    Aparte, que los hombres sean violentados en un hogar o una relación, también se ve, y más frecuente de lo que se piensa. panlo.
    Aprovecho esto para difundir un blog donde este tema es tratado muy a menudo: “¿Quién se beneficia de tu hombría?” Muy interesante para leer.
  3. “Existen muchas denuncias falsas”. Acá no tengo mucho que discrepar. Denuncias falsas existen, sí. A ver quién da más.
  4. “Eres una feminazi radical”. Según la autora, la palabra “feminazi” no existe y que es un invento del neomachismo. Y muchas muchachas que se dicen ser “feministas”, afirman lo mismo. Vamos a ver.
    El término fue inventado en los 90’s por Rush Limbaugh, un conservador, como una sátira para las mujeres que se creen superiores a los hombres y que merecen más derecho que ellos por todo lo que hacen. El tema en cuestión, es el derecho al aborto, cosa que los conservadores están muy en contra. Aunque ése era el propósito inicial, posteriormente tomó sentido a medida que ha ido avanzando el hembrismo como ideología. Nótese que el hembrismo es lo análogo al machismo.
    Aparte, el feminazismo, en el fondo, no es más que una caricaturización del hembrismo, pero con un matiz aun más radical, como queriendo tomarse el tema demasiado en serio. El concepto existe, aunque la RAE aún no lo acoge como término.
    Otra cosa que critico (y esta vez va para todos), es el abusar del término cuando faltan argumentos ante una discusión en la cual hay puntos expuestos muy válidos sobre el feminismo y los géneros en general. En serio, por favor, no lo hagan cuando no es necesario.
  5. “El lenguaje inclusivo es una tontería, acabaremos diciendo sillos y sillas”. El español no es un idioma que goce de muchos términos neutros, que yo sepa, aunque depende del contexto, cuando se quieren referir a algo en general, al usar el apelativo masculino, ello también incluye al género femenino. Si digo algo como “todos vamos a bailar” y veo que hay tanto hombres como mujeres, obviamente estaré incluyendo a ambos géneros por igual. La distinción y el machismo está en la cabeza de algunas que se hacen decir “feministas” (creo que comenté esto alguna vez, ¿no?). O de algunas personas que sólo ven lo que quieren ver.
    También es común ver personas donde la vocal que alude al género es reemplazada por una “x” o por una “@”. Es válido en algunos casos, pero hay personas que se exceden. Incluso ya algunos utilican el “todes” Düh.
    En conclusión: el lenguaje inclusivo es una tontería cuando es usado en exceso. Está claro que al generalizar, ambos sexos entran al mambo.
    Lectura recomendada: este artículo de la misma RAE. Ahora no van a decir que la RAE es del patriarcado, ¿o sí? 😉
  6. “Sóis muy pesadas con esto del feminismo”. No me molesta que exista el feminismo o que existan los feministas. El problema es cuando lo vuelven algo radical (sí, eso existe), a tal punto en que culpen todo al patriarcado, viendo sexismo donde no lo hay. Eso no es de feministas.
  7. “No es un acoso, en un piropo”. De acuerdo hasta cierto punto, porque hay radicales que creen que una frase tan inocente como “eres bonita”, lo interpretan como joteo, violencia, picaflor, etc. Pero sí, hay algunos que tiran frases que se pasan de la vulgaridad.
    Respecto a lo que señala el artículo, de acuerdo también. Ahora, si ella lo toma para bien y se siente cómoda, ¿dónde está la violencia?
  8. “Me da igual que sea un hombre o una mujer, lo que importa es la persona”. ¿Y qué tiene de malo que uno afirme eso? ¡Me parece lo más correcto del mundo!
    La autora plantea que cuando se dan oportunidades a ambos géneros, casi siempre terminan otorgándoselas a los hombres, cuando en realidad no necesariamente es así. Si hay pocas mujeres en cargos públicos o que impliquen liderazgo, no es necesariamente por el hecho de serlo, simplemente puede deberse a varias razones más, como la falta de interés, la capacidad para ejercerlos, etc, cosa que puede pasar en los hombres también. Aplíquese a cualquier cosa que no haga distinción entre ambos géneros. La persona SÍ importa, no así el género.
  9. “También debería existir un día del hombre”, y ahí habla de cómo se originó el día de la mujer, que la ONU lo oficializó, bla bla bla. Chicos (y chicas también): El día del hombre YA existe. Desde 1992. Aunque no con los mismos objetivos que el de la mujer, aunque se podría considerar algo análogo. Se celebra cada 19 de noviembre.
  10. “Ya hemos conseguido la ‘igualdad'”. Eem… definitivamente NO… aún. Acá no tengo mucho que discrepar. Muy de acuerdo.

Como pueden ver, hay personas como ella que se toman el tema demasiado en serio, formando parte del feminismo radical, cosa que estoy muy en contra como cualquier radicalización, de cualquier tipo. En serio, no es (ni debiera ser) normal culpar a algo (como el patriarcado) de todos los problemas que existen, cada 5 minutos. No digo que no sea así, es verdad, pero algunos exageran. No voy a juzgar a la autora por su rol de psicóloga, pero al menos, siendo feminista, me gustaría que se tocara más el corazón antes de decir tanta tontera junta. Tampoco voy a caer en el juego de la falacia ad hominem.

Bien dicen que Internet aguanta todo, igual que el papel.

Jorgicio

En volá podría gustarte también...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

A %d blogueros les gusta esto: