Scott Weiland: Farewell and good night, sweet prince

scottweiland

Al igual que muchos gustos musicales buenos que tengo, los he adquirido por mi mamá. Los Stone Temple Pilots no son la excepción.

Al igual que muchos que los hemos seguido desde sus inicios, llegamos y nos enamoramos de ellos gracias al Core, su álbum debut. Mamá lo tenía en cassette. Y tengo muchos buenos recuerdos de la media con esta banda.

Sí, me alegró de que hayan vuelto, y me alegran los temas que tienen, y aunque su regreso fue bastante esperado, igual fue un error haber despedido a Weiland, pero peor fue haber puesto a Chester Bennington de vocalista. Pero bueno, detalles. Acá vine a hablar de Weiland.

STP perdió parte de su alma cuando Weiland fue expulsado. Toda la poesía de la banda se fue con él. Y ahora que ha dejado este mundo, definitivamente es un vacío que nadie podrá llenar. Quizás Mark Lanegan se le acerca mucho, pero igual no sería lo mismo. Toda la energía, las prosas, y los buenos tiempos se fueron con Weiland y se los llevó a la tumba.

Sólo diré: gracias a Weiland y a STP por los buenos tiempos reflejados en la banda sonora de las vidas de muchos como yo.

Good night, sweet prince.

Y ahora, los 2 discos que más me gustan de ellos.

Jorgicio

En volá podría gustarte también...

1 comentario

  1. 6 Diciembre, 2015

    […] No dejen que una serie de tensos eventos como los de Valparaíso empañen la felicidad de ganar un torneo más. No es una estrella opaca, es una estrella y punto. Recíbanla con alegría, sin dejar de preocuparse de lo que pase fuera de las canchas. Y va con cariño a Scott Weiland. […]

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

A %d blogueros les gusta esto: