¿Te sientes bien contigx mismx? El Courardgate, y el por qué odio el mundo fashion

Calamardo el hermoso

¡Es hermoso!

Primero que todo, debo aclarar una sóla cosa: No comparto lo que dijo Pablo Courard, quien tiene su propia agencia de modas. Es más, eso lo hace quedar como huevón, y eso lo sabemos todos. Que lo conozcan o no, da igual.

Sin embargo, una vez más pongo a prueba el doble estándar de la gente que critica a cualquier persona que emita ese tipo de declaraciones.

Recuerdo una frase que suelo comentar mucho en estos casos:

Feministas hasta que ven a una gordita en calzas.

Volá de ella si las usa o no. Si se siente bien así, bien por ella. No porque la traten de “gorda sin dignidad”, va a dejar de usarlas.

También he visto de casos de que critican a Álvaro Henríquez porque está gordo. Y el caso más emblemático en la actualidad, es el de la actual presidenta, Michelle Bachelet. Fuera de lo inoperante que suele ser (y que al menos logramos más cosas con ella que con Matthei no podríamos, pero eso es otro tema), tratarla de “gorda” o “guatona”, es cinismo. Porque su contextura es muy similar a la de muchas personas de su edad. Sin embargo, si ven que otra persona trata de “gorda” a una, las críticas e insultos no tardan en aparecer.

Igual que en esas notas donde muestran a una persona (generalmente modelo) que no cumple con los “estándares de belleza” (quisaweá) y suele ser una modelo del tipo supersized (no sé cómo se llaman realmente), la destacan precisamente por eso. Por ser gordita, pero hermosa. Y claro, la llenan de halagos, mientras que en el resto del año, si no fuera modelo, el bullying está a la orden del día.

Claro, recordando también algo más reciente, como las críticas a la Chabe y al recordado Lukas Tudor y el cómo están ahora. Me gusta la defensa que tienen, y por eso me los banco. Hay cosas más importantes que preocuparse del físico de la gente (en el ámbito estético, claramente). Ellos se sienten bien como están. Aunque claro, si es por preocuparse por el sobrepeso, que sea por un motivo de salud y no por verse bien. En esto estamos de acuerdo.

Oh, bendita RAE.

¿A qué voy con todo esto? A algo bien simple: criticar a alguien que critica a otro por su físico, y a la vez caer en el mismo juego con otras personas (como las que mencioné antes), es cinismo. Es doble estándar, es como el cura hablando de violaciones, o la UDI hablando de derecho a la vida. ¡Por favor!

Dejando de lado el tema de los gorditos y otras cosas, pasemos al ámbito étnico.

Courard habla de que “Somos una raza fea en general. Chile es feo. De 10 mujeres, 1 quizás salva” (sic).

Sí, con mayor razón fue políticamente incorrecto al criticarlas de esa manera. Sin embargo, recordemos que somos todos mestizos (se pasa de mentiroso el que diga que no), y muchos de nosotros tenemos sangre indígena (me incluyo). Y eso es algo que se lleva con mucho orgullo. Igual que tener “cara de nana”, ¿o no?

En resumen, como sea, si uno se siente bien consigo mismo, ¿para qué le dan pelota a este pelotudo de Courard? Sólo uno mismo sabe sobre uno mismo.

Por estas cosas, odio el mundo de la moda. Es una verdadera fábrica de inseguridades y estándares erróneos que crean una percepción errónea de la belleza. Y el problema, más de el que los vende, es el de los borregos la gente que les compra. Yo creo que debería ser ilegal (?)

Así que chiquillxs, no digo que no critiquen cuando alguien juzga por el aspecto físico. Así como Courard tiene derecho a expresarse lo que quiera, otros tienen derecho a responderle. Pero si utiliza descalificativos a otras personas por lo mismo que él lo hizo, no merecen derecho alguno. Punto.

Ahora dejo abierta la pregunta expuesta en el título, mojándome el potito con un rotundo .

Quiéranse. Tóquense. Somos todos hermosos. ( ͡° ͜ʖ ͡°)

Jorgicio

En volá podría gustarte también...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

A %d blogueros les gusta esto: