11 de Septiembre: homenaje y algunas respuestas a preguntas al aire

BxRSlhNIAAA8o0q

El último discurso de Allende.

Si una cosa, de la que los que de verdad nos dedicamos a investigar y estudiar la historia de Chile en la época de la Unidad Popular, sabemos, es que el gobierno de Allende da para rendirle homenajes no sólo en el país, sino que en el mundo entero.

Sin duda alguna, tenemos, entre los logros de su gobierno, está la renacionalización del cobre (trámite iniciado durante el gobierno de Eduardo Frei Montalva), y la continuación de la reforma agraria. Ambos trajeron grandes beneficios, pero también algunos problemas a la hora de redistribuir los recursos, como el conocido problema de las colas para ir a comprar comida. ¿Es realmente Allende el causal de todo eso? Al intentar redistribuir los bienes, ¿qué falló?

Simplemente, el hecho de que Allende se preocupara más de la clase obrera, porque introdujo el verdadero concepto de la democracia: por el pueblo, para el pueblo. Y quiso dar prioridad al sector más perjudicado del país, y lo consiguió. Ése es el verdadero concepto de justicia, dando favor a los más desfavorecidos. Después de eso, cada quien haga con los beneficios otorgados a los proletariados, el gobierno de la UP obtuvo lo que merecía.
Por supuesto, para favorecer a unos, hubo que desfavorecer a otros, y eso es el comienzo de la época más negra de la historia de Chile: el régimen militar.

¿Allende dejó algo pendiente? Quizás acá puedan ver algo. Pero más que eso: un legado que perdura por la eternidad.
¿El gran error de Allende, quizás? Dejar a Pinochet como Jefe del Ejército, sin jamás presentir que en un día como hoy, hace exactamente 41 años, fue traicionado.

¿Por qué el país está dividido, y estando ambos muertos, no olvidan lo que pasó?

Acá era donde quería llegar.

En resumen: una frase muy cierta:

Si no hay justicia para el Pueblo, que no haya paz para el Gobierno.
– Emiliano Zapata

Y es cierto. Pensemos en esos más de 3000 muertos que dejó la dictadura. Pensemos en las familias de esas personas que perdieron la vida en esa época, donde la única muerte es el olvido. Es evidente el sufrimiento, el luto, algo que mientras no se haga justicia, no terminará jamás. La desigualdad en el país persistirá mientras se dé el favor a los de la alta sociedad antes que el pueblo.

También está el peor de los legados que tenemos actualmente: la constitución de 1980, raíz de un plebiscito convocado ese año, pero que no implicó ninguna asamblea constituyente, por lo que sólo un “selecto grupo de personas” pudieran escribirla, mientras el pueblo, como ovejas en un rebaño, votaba para obtener su aprobación. La raíz de todo mal.

Quizás eso pueda responder a las muchas de las preguntas (como ésta), que la gente se hace, sobretodo, cada 11 de Septiembre.

¿Resentimiento? Si por “resentido” denotamos por manifestar nuestra memoria en nombre de los caídos, y que hasta el día de hoy, no se hace justicia y encima, tenemos un pésimo legado que no favorece al pueblo, y que denunciamos cada una de las injusticias que suceden en este país, entonces sí, los que tenemos memoria somos resentidos y estamos orgullosos de serlo.

En síntesis: Comparar a Allende con Pinochet es estar a un abismo de distancia. Allende fue elegido por el pueblo. Pinochet fue un tirano que tomó el poder a la fuerza porque sabe que por su actuar, no será escogido por el pueblo. Y un títere de Lucía Hiriart. Con esto no quiero decir que Allende fue una blanca paloma porque, claramente, no lo fue, pero sí luchó por y para su pueblo. Y lo demostró. O al menos, decir que Allende fue mucho mejor que Pinochet, es obvio.

Por supuesto, bienvenidos sean todos independiente de la tendencia política que sigan. Pero advierto sí, que no esperen que vivamos en unidad mientras estas injusticias sigan impunes.

Spoiler

[collapse]

Para terminar: un regalito.

Jorgicio

En volá podría gustarte también...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

A %d blogueros les gusta esto: