Cerati nuestro, que estás en los cielos…

Hay una grieta en mi corazón, un planeta con desilusión

Y así quedó.

Me entero de la muerte de Gustavo Cerati, y me quedé helado por dentro porque muchas cosas me vinieron a la mente en ese momento. Fue mientras escuchaba la Radio Divine (curiosamente, estrenada hoy, a 21 años del desastre de esa discoteca de Valparaíso), y fue algo que al principio me costaba asumir, pero me puse a pensar que lo que llevaba viviendo Cerati desde hace 4 años, no era prácticamente una vida. Y créanme, era mejor que ascendiera a los cielos que vivir una vida terrenal que no es vida.

Estaré a un millón de años luz de casa

Spoiler

[collapse]

Gracias a mi mamá, sigo el legado de grandes bandas que se han convertido en leyenda, y Soda Stereo está entre ellas. Y con mayor razón.

Spoiler

[collapse]

Recuerdo cuando llegó el mp3 a Chile. Mi mamá, en su época de estudiante, fue una de las primeras en probar este nuevo formato. Me puso una canción al teléfono. No recuerdo cuál era, pero era del Canción Animal, pero creo que era la archiprostituídaconocida De música ligera. También recuerdo cuando le intruseaba los cassettes que tenía, entre ellos, el mencionado anteriormente, y el Dynamo. Ambos discos me marcaron harto en mi época del colegio, pero decidí no quedarme ahí y hacer lo mismo que haría con cualquier artista: buscar más discos. Hasta que llegué a tenerlos todos en cassette (igual que con Los Prisioneros), e incluso me los compraba y mi mamá me regalaba algunos. Ahora los tengo en mp3. Pero sí que seguía a Cerati y sus chicos desde mucho antes.

Spoiler

[collapse]

Poco sabía, en ese entonces, de su carrera solista, quizás me negaba porque imaginaba que los resultados no serían los mismos. No me equivoqué. Prefería a Cerati en Soda Stereo que solo, pero luego de a poco empecé a apegarme más a su música. Recuerdo cuando vi por la tele el video Te llevo para que me lleves, donde salía con Cecilia Amenábar esperando al primogénito de ambos, Benito. A Lisa, su segunda hija, también le hizo una canción. De hecho, el Amor Amarillo sigue siendo mi álbum preferido de Cerati como solista.

Spoiler

[collapse]

Pero lo más notable fue cuando en pleno Halloween del 2007, mi mamá y yo fuimos a ver a Soda Stereo en su gira de regreso Me verás volver, en primera fila. Ese día mágico nunca se olvida.

Spoiler

[collapse]

Lo que me da pena (y a la vez admiración), en realidad, es por su mamá, quien siempre mantuvo la esperanza de que su hijo despertara algún día, y hasta daba signos de ello. Aunque era de esperarse un desenlace así y, créanme, fue para mejor.

Es por esto y mucho más, que ahora es tiempo de decir: Gracias… totales.

Spoiler

Shared from jorgicio using Embeddlr
download/iPhone

[collapse]

Cuenten sus experiencias con Cerati o con Soda Stereo.

Jorgicio

En volá podría gustarte también...

1 comentario

  1. 28 Noviembre, 2014

    […] que crecimos con él. Como fanático, debo decir que parte de mí se murió, igual como pasó con Gustavo Cerati, pero las risas y los recuerdos siempre […]

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

A %d blogueros les gusta esto: