El periodismo chilensis y sus malas praxis

Advertencia: Permítame, antes de comenzar, que si usted se siente identificado (para mal) con este post, sírvase de leer a ver si tiene algo que vaya a cambiar. Pero si usted se molesta por esto, es simple: no lo lea. ¿Ya lo hizo? Vaya a quejarse a la Iglesia, entonces. Mi intención es hacer cambiar a las personas que hacen malas prácticas, no ofender. Yo sólo me hago responsable de lo que escribo, no de lo que entiendan. ¿Aun dispuesto a leer? Entonces adelante. No diga que no se lo advertí 😉

colegio_periodistas_chile

 

Las quejas sobre el periodismo en Chile no son ninguna novedad a estas alturas. Es más, no deberíamos por qué sorprendernos, pero sí la idea es hacer algo para evitar que esto se propague cual plaga es.

Razones hay varias, y probablemente, se aclaren y salgan más a la luz a la medida que vaya escribiendo este post, porque es hora de denotar las malas costumbres y prácticas que están teniendo los periodistas hoy en día.

Vamos al análisis.

Copia de contenidos desde otras fuentes.

Algo que se está volviendo bastante común estos días. Aunque si hablamos de contenido de internet en general, no es algo que se aplique únicamente al tema periodístico, sino a cualquier área. Eso es comprensible.

En el caso de las noticias, no es nada nuevo. De hecho, lo que normalmente se hace, si se trata de algo más internacional, es ir directo a la fuente más cercana de tienen, y hacen como un síntesis o un tema de ello. Si implica copiar información y ello lo fuese necesario, se hace. Ok, hasta ahí, todo bien.
El problema radica en que las copias son demasiado descaradas. Un copy-paste totalmente textual (o en su mayoría), sin ni siquiera editar algo si quiera, o, por lo menos, tener nota o conciencia de lo que se está copiando. Me pregunto: ¿realmente se están fijando qué están copiando? Los resultados son más que evidentes, sobretodo si tienes el original y la copia y notas que, palabra por palabra, dice exactamente lo mismo. Hasta las pifias se copian, algo que evidencia aún más la falta de creatividad de los periodistas.
No digo que no copien, pero al menos, tengan la capacidad de síntesis, de duda, algo que corrobore si la información que obtuvieron es, realmente, verídica. Sería último de incedente si no citaran la fuente original.
Esta costumbre la han adquirido medios de prensa como The Clinic y, últimamente, El Ciudadano.

Sensacionalismo puro.

No hay mucho que explicar acá. Esto es algo tan típico en diarios como Las Últimas Noticias. El proceso es el siguiente: Toman la noticia. Sacan algo fuera de contexto para usarlo como titular, y precisamente eso es lo que, lamentablemente, se vende. Y claro, el chileno promedio está malacostumbrado a comprar lo primero que le llama la atención.
¿Y qué hacen cuando les faltan noticias? Toman lo menos relevante, y lo hacen noticia. Y para peor: se ve más en la prensa electrónica que en la prensa impresa.
Acá un ejemplo:

Favoritismo, favoritismo everywhere.

Bv52g6fIcAEynO2

 

¿Es necesario explicar extensamente esto? Si la imagen no les dice todo, es bien simple: hay mucha más gente que pasa por problemas incluso peores que éste. Gente que necesita órganos urgente, que matan en las calles, robos a diario, violencia en las poblaciones, etc.
Hay muchas cartas al diario más importantes que la que se muestra ahí. ¿Qué publican? Lo más nefasto. Claro, viniendo de diarios como El Mercurio, no me extraña, de todas formas.

Mendigando clicks

Sí, siempre es bueno de una forma atraer visitas a una página web, usando una que otra estrategia, siempre y cuando ésta sea válida. Poner un pequeño resumen del post y mostrar los detalles una vez que se abra la página completa, también lo es, no lo discuto. Pero tampoco caigamos en el sensacionalismo, la necedad, y en poner temas que son de nula importancia o cosas demasiado obvias. Aunque aquí, el problema no es (tanto) del periodista, sino del community manager (que NO necesariamente haya estudiado periodismo). Acá se habla de la ley del mínimo esfuerzo: buscar esa frase que enganche al público en general, y claro, da click y al ver lo que contiene, puede desilusionarse como puede sorprenderse y ver algo que realmente es nuevo. Hay veces en que ello es impredecible; otras, NO.

Otro problema que hay con esto, es el objetivo que logran con esto: generar ingresos. Siendo bien cara dura, lo digo: acá se gana plata a costa de nuestros clicks. O sea, se gana plata por cada click que otro hace. ¿Será verdad? ¿Será fake? Sea como sea, la maniobra es bien pobre. Si usted quiere ganar plata, que sea por SUS propios méritos, no por malas praxis. Sea bien honrado. A eso sumémosle la publicidad que ponen, que, a ratos, llega a ser bien molesto. Está bien para quien tenga alojado el sitio en un hosting que sea gratuito y genere ingresos con la publicidad, NO para un hosting pagado que ni siquiera tiene esa necesidad, por lo que se oculta un fin bastante personal.

Si quieren más información de esto, léanse este artículo (obvien la fuente). Y para un tuitero encargado de ello, acá les dejo al Anti Clicks.

Ocultar la verdad

Una pésima práctica es tergiversar la verdad. Algo parecido al sensacionalismo, pero esta vez, más amarillo y sucio que de costumbre. Como muestra, basta un botón: Las marchas.
Es típico que lo que muestran en las marchas, son puros destrozos, violencia hacia carabineros, etc.; y que por culpa del lumpen, la gente piensa que todo aquél que marcha, es para hacer actos de vandalismo. Si quiere informarse de lo que REALMENTE sucede en las marchas, lo invito a que vaya a una, o por último, lea los medios donde publican la verdad detrás de ellas 😉
Una muestra más de que el periodismo chileno está dominado por los más “poderosos”.

The Revolution Will Not Be Televised by Gil Scott-Heron on Grooveshark

Bueno, eso es lo que pienso del periodismo chileno actualmente. Cabe destacar que el problema acá no es eso, sino los periodistas en sí. Así que un aviso a los futuros profesionales del área de las comunicaciones: Cambien la forma de mostrar al mundo las cosas. No desinformen, como lo están haciendo los medios de comunicación actualmente. Aún existen periodistas de verdad que informan para mover masas, no para hacer creer a otros que se traguen todo lo que se dice masivamente (sobretodo Internet).

Jorgicio

3 comentarios en “El periodismo chilensis y sus malas praxis

Responder a Y por estas cosas, (casi) no veo televisión. - El Rincón de Jorgicio Cancelar respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *