Informáticos, ¿por qué no programamos?

Estamos trabajando para usted.

Ningún programa nace de la nada, señores. Hace bastante tiempo que he notado, al menos desde poco después de entrar a la universidad, que hay gente que cuando de código se trata, le hace asco y lo deja a un lado. También confieso que me costaba al principio, pero le ponía empeño hasta que me acabó gustando, y se volvió un pasatiempo diario.  El problema es que somos pocos los que salimos de la carrera programando en cuanto lenguaje sea necesario. Tampoco digo que los aprendamos todos, pero recordemos el principio No Silver Bullet: para cada problema, una solución. Y eso suele implicar un lenguaje diferente.

Más que el problema de la gente que no aprende más de un lenguaje, ya va en que actualmente, no se motiva a programar ninguno. Ello implica que hayan proyectos que se atrasen, que no se cumplan los plazos, etc.

Cabe destacar que hay universidades (como la mía), donde si bien te enseñan la noción básica, y los paradigmas de programación, no te enseñan mucho los mismos lenguajes per se. Uno tiene que aprenderlos por su propia cuenta. Y ello va en voluntad de cada uno. A algunos les cuesta. A otros les da flojera. A otros más les falta un apoyo o algo donde encontrar ayuda para aprender algo. En resumen: a varios les falta proactividad.

Es tristemente común que cuando a uno le hablen de un lenguaje de programación y les muestran un código, se asustan. Al principio, es normal, se entiende, pero no es normal que se queden con esa imagen y se espanten.  Programar al principio cuesta algo de sangre, sudor y lágrimas, pero cuando se practica mucho, llega hasta ser entretenido. Recuerden que la única manera de aprender un lenguaje, es teniendo un computador a mano, los programas necesarios para ello, y muchas ganas.

Situaciones como ésta explican por qué cuesta tanto encontrar un programador, y que ellos sean tan cotizados. Los informáticos de ahora (sin ánimos de generalizar) prefieren arreglar computadores, hacer mantenciones, planificar, y hasta redactar informes. Le dedican demasiado tiempo al área de gestión, o cualquiera donde implique cualquier cosa menos programar (o al menos, en lo que se tenga que programar lo menos posible, lo cual es casi utópico).

Chiquillos, es mi deber informar, que programar no es algo para espantarse. No lleguen a los extremos si no quieren (llámese frontend nivel “uy, qué bonito, es la cosa más hermosa de la Tierra “), pero mínimo, para algo backend se necesita harto. Demasiado, diría yo. Digamos, tan necesario como los fachos a Pinochet. Porque de nada sirve tener algo bonito si no funciona como corresponde, ¿no creen?

Dejo a mano esta noticia de LUN (sí, de LUN, créanlo o no) y este artículo que revela que no todo es programar, pero tampoco es para que lo echen a la dejación.

Un saludo.

Jorgicio

En volá podría gustarte también...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

A %d blogueros les gusta esto: