13 cosas en las que uno no debería meterse… ¿nunca?

Claro que sí, campeones.

Claro que sí, campeones.

El otro día me encontré con esta imagen, y me llamó bastante la atención, siendo que con la parte inferior, me vi con una tremenda contradicción, lo que me llamó a analizarla detenidamente punto por punto para no engañarnos a nosotros mismos ni a nadie con cosas como ésta que ocurren en Internet.

Como dijo el asesino de Hans Trozo Pozo, vamos por parte. Guíase por el número de cada punto de la imagen asociado con mi comentario. Cabe destacar que puedo o no estar de acuerdo con algunos de esos postulados.

  1.  Eso no sería problema mientras la mascota no cause daño a propiedad o persona ajena al domicilio del animal.
  2. Idem al punto anterior. La crianza tanto de una mascota como de un hijo(a) puede llegar a niveles que afectan bastante al entorno donde (con)vive. Si crío mal a alguno de ellos y causan algún daño externo ajeno a uno, tiene que hacerse responsable tanto el mismo involucrado como quien lo haya hecho. Al buen chileno: “no es culpa del chancho, sino del que le da afrecho”.
  3. En eso estoy de acuerdo… mientras el involucrado no tenga alguna relación con otra persona y no haya infidelidad de por medio. Que se acueste con quien quiera, ya, de acuerdo, pero NO con alguien que esté casado, pololeando, o simplemente que tenga a uno para el rato cuando uno busca algo más serio. Aprovecho de decir que DETESTO esa gente que busca calentar la sopa para no tomársela.
  4. Idem al punto anterior. Amen a quien quieran, el amor no obedece sexo, religión, etc. Si es por edad, estoy de acuerdo con ello, pero tampoco caigamos en extremos, como la pederastia. Tampoco sea partícipe del quiebre de una relación. En resumen: acá no entran los patas negras.
  5. Absolutamente de acuerdo. Pero también puede aplicarse lo planteado en los 2 puntos anteriores.
  6. También apoyo eso. Cada quien decide tener o no sus hijos, total, el dejar o no dejar descendencia es asunto muy de uno. Antes me causaba extrañeza y desconcertación, pero ahora lo veo como algo totalmente voluntario en cada uno.
  7. Idem al punto anterior. Total, ¿de qué sirve representarse por un papel o voto, si no hay amor verdadero e incondicional? Si es por casarse por tener el estatus de “casado”, no vale la pena.
  8. La religión de cada uno (si es que la tiene) es asunto muy íntimo, y está bien sentirse orgulloso de ello… y cuando digo íntimo, así DEBERÍA quedarse. Mientras no andemos evangelizando al resto, todo bien.
    Algo más crítico es lo que sucede en Chile. Dice ser un estado “laico”, cuando hay proyectos que aún están en vías de formarse, pero para variar, la Iglesia Católica (y sectores muy ligados a ella) intervienen de tal forma que avanza MUY lento, o no avanza. Por eso aún no tenemos matrimonio homosexual (NO SÓLO unión civil, MATRIMONIO, algo ante los ojos del dios que represente a la religión que uno siga), ley de despenalización del aborto, despenalización de la Cannabis, etc. Seré muy católico y todo lo que quieran, pero no voy a permitir que la Iglesia intervenga en lo que decide o no el pueblo.
    Como dice un refrán muy conocido: “La religión es como el pene. Está bien tener una y sentirse orgulloso de ello, pero no es bueno andarla mostrando a todo el mundo, ni menos meterla a la fuerza”.
  9. Más de acuerdo con este punto, no podría estar. Aunque las sugerencias por temas de salud, son siempre bienvenidas. De hecho por eso tengo control con nutricionista, sigo dietas y, de vez en cuando, hago ejercicios. Lo hago por mi salud, no por el hecho de verme bien o no.
    Un detalle, a modo de ejemplo: si usted es gordita y usa leggins, que no le importe lo que diga el resto. Si a usted le gusta, úselos y siéntase orgullosa.
  10. También apoyo ese punto. Fomentemos el autoestima dejándolo vestirse y lucirse como uno quiera. Quien critica ello, lo hace sólo por criticar y dárselas de interesante. Si no le gusta, simplemente no lo vea.
    Similar al punto anterior.
  11. Similar al punto 3. De hecho, creo que las ideas de ambos puntos, se repiten.
  12. Está bien eso mientras no afecte a las visitas. Más que nada, yo lo veo por un punto de salubridad más que por un tema estético. Porque seamos sinceros: a nadie le gustaría visitar a alguien que vive en una casa que parece un basurero (por muy orgulloso que se sienta de ello), pero que el problema que eso conlleve, es contraer alguna enfermedad, o sí? No todos tenemos un sistema inmunológico bien preparado.
  13. También estoy de acuerdo. Pero un detalle importante: Si usted respeta su privacidad, no haga ni mención de tal. A nadie le agrada alguien que da luces de un secreto y luego para intentar taparlo salga con excusas como “no me sucede nada”, cuando sabemos que eso NO ES VERDAD. Luego se quejan de que los desprecian y se quedan solos, ¿o no?
    En resumen, no intente tapar el sol con un dedo, ¿quiere?

Creo que eso sería por ahora. Compártese a todos para aprender a querernos más a nosotros mismos, y evitar caer en creencias que muchos en internet nos suelen inculcar.

Jorgicio

En volá podría gustarte también...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

A %d blogueros les gusta esto: