Adiós, Arch Linux… ¡Holi, Gentoo!

Bueno, Año Nuevo, cambios nuevos, lo que es típico. Y he dado uno de los cambios más importantes en mi vida como usuario de Linux: un cambio de distribución. Sí, me gusta experimentar con cosas nuevas; y por primera vez, en años, he dado un salto muy radical.

Llevaba desde el 2007 usando Arch Linux porque he visto que muchos lo usaban, y además lo encontré bastante robusto, y entretenido a la hora de configurar, compilar, instalar paquetes, etc., además de ser rolling-release (los paquetes están en constante actualización, por lo que si llegar a cambiar de versión del sistema operativo, no necesito andar formateando e instalar todo de nuevo). Era entretenido, la comunidad es buena, he aprendido a personalizar paquetes por mi cuenta, crear PKGBUILDs para programas que no están ni en AUR, y tantas historias he pasado con esa distribución.

Decidí intentar una vez con Gentoo el 2008, pero encontré que era una pérdida de tiempo, aunque mi entonces notebook apañaba algo bien. Encontraba una paja compilar todo, así como configurar demasiado, por lo que decidí volver a Arch. Pero ahora, esta vez di el paso definitivo, le di otra oportunidad. Con el CD y cable ethernet a mano, me puse a trabajar. Tuve harta paciencia, la sigo teniendo; y créanme, vale la pena. Tener mi notebook con un sistema operativo que SABE aprovechar al máximo TODOS sus recursos, TODOS. Hacer un buen uso de los 4 núcleos del procesador, facilitando mejor el trabajo del sistema operativo, moldeado como a mí me gusta. Compilado, entretenido, con las cosas que yo quiero, como quiero, cuando quiero y donde quiero.

Me tomó cerca de un día y medio en hacer todo el proceso, entre empezar la instalación, montar las particiones, conectarme a internet, buscar documentación y hacer que todo mi hardware sea soportado. El trabajo titánico se lo llevó al instalar GNOME (mi escritorio referido), ya que como Gentoo se preocupa harto de la estabilidad, si llegaba y lo instalaba, me podría haber quedado con la rama 2 (bastante añeja, por cierto). La mano: si uno quiere tener lo “último” en software, la mano está en hacer unmasking de paquetes. Además, me encanta Portage :3 Y por supuesto, mis agradecimientos a genkernel, que me ayudó a meter mano en el kernel con toda tranquilidad, haciendo que compile los módulos y cualidades ideales para mi notebook, y que no instale cosas de más y que no voy a necesitar. Por cierto, hace falta un mirror chileno (oficial) de Gentoo.

Y acá estoy. En mi escritorio con Gnome, escribiendo este post mientras escucho música y conectado de mi WiFi. Casi igual que como estaba en Arch Linux, pero ahora, desde Gentoo. Compilando el mundo, y todo a un emerge de distancia.

¡Tatá!

Jorgicio

En volá podría gustarte también...

6 comentarios

  1. FLaKo dijo:

    No entendí ni una weá, pero bacán igual.

    Saludos, Jorgicio.

  2. noesis dijo:

    he intentado migrar a gentoo por la satisfaccion de compilar, pero no he podido arracar las X, estuvo el note parado 3 dias intentando solucionar eso, alfin de cuentas, necesitaba ocupar mi note, y volvi a arch, total en 2 horas lo tenia sistema-base+systemd+xfce4+cpupower+laptop-mode+compiz y un monto de weas mas, necesito una mano para migrar a gentoo, saludos

  3. Linkearte dijo:

    O.o yo no cambio a debian ^^

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

A %d blogueros les gusta esto: