Porque hay cosas que pueden volver a ser como antes…

  • Agarra ese plato.
  • Ya.
  • Tíralo  al suelo.
  • Ok. -lo tira-
  • ¿Se rompió?
  • Sí.
  • Pídele perdón.
  • Ya. Pero no pasa nada. Todo lo que se rompe, por mucho que pidas perdón, no vuelve a ser como antes, por mucho que lo repares o intentes reparar.
  • ¿El plato era de porcelana?
  • Sí. ¿Por qué?
  • Espera un poco. 

Fue a buscar una pasta de porcelana preparada, y unos utensilios de alfarería. Con ello, y harto trabajo duro, logró reparar el plato, pieza por pieza, hasta la más pequeña, por muy minúscula que sea.

  • ¿Y ese plato? 
  • Es el mismo que rompí hace rato.
  • Pues no se nota, no tiene ni una trizadura.
  • Claro que no. Todo lo que se rompe, puede y no puede volver a ser como antes. Pero para que pase lo contrario, tiene que haber un esfuerzo muy grande de parte de los 2 para que esto sea posible.
  • Pero que yo sepa no he hecho nada.
  • Claro que sí. Me enseñaste tus sabios conocimientos de alfarería. Muchas gracias.
Para que vean que no todo está perdido y que algunas cosas que parecen no tener vuelta, sí la tienen. El costo es un trabajo bastante duro, pero vale la pena. Un final alternativo (que a mi parecer es el mejor), es que entre estos 2 personajes reparen el plato, gracias al poder sabio de la alfarería.
Vamos con otra ronda, una adaptación de este post que encontré en Tumblr:
  • ¿Ves lo tranquila que está esa superficie del agua?
  • Sí.
  • -Tira una piedra al río- Así era yo una vez. Y entonces el agua se agita y se revuelve.
  • Pero si esperamos un rato, se volverá a aquietar. Volverá a estar en calma.
  • Pero la piedra seguirá allí abajo. Ahora es parte del río. Tal vez se vea igual que antes, pero ha cambiado para siempre.
  • ¿Ah sí? -Va al río, saca la piedra y la dejará secar- Ahora dejemos que el tiempo haga lo suyo. Ya NO es parte del río. Y el sol, con su fuerza mística, hará lo suyo para secarla y dejarla como antes. ¿Ves que es necesaria una fuerza externa para que todo vuelva como antes?

NO me disculpo por lo largo del post, porque esto va para los pesimistas e intentos de realistas que confunden ambos conceptos. Que hay cosas que SÍ son posibles volverlas a dejar como antes. Páselo a sus amigos. De nada.

Jorgicio

Adiós a los 25, bienvenidos los 26

Bien, los 25 años no pasaron en balde, y lo pude comprobar con todas las vivencias, las cosas que he aprendido de ellas, porrazo tras porrazo. Como a cualquiera. Pero me gustó que empezara de una buena manera: con una práctica, donde me siento bien acogido, con un ambiente genial, y además, en un contexto revolucionario, donde predominaba el movimiento estudiantil del año pasado (sí, pasé mi cumpleaños en medio del paro xD)

Pero llegó el momento en que esas cosas lindas, esas personas importantes que conocí y llegué a conocer, formen parte del pasado, pero también del presente las que quedan de ellas 🙂 (¿Se entiende? xD)

Ya se suma un año más, un nuevo nivel, un aumento de puntos de experiencia en mi vida. Y lo valió.

Adiós, 25 años. Fue un gustazo que pasaras por mi vida. Holi, 26 😀

Jorgicio