Orgulloso de ser pirata

Debo reconocer, con toda honestidad, que llevo años y años coleccionando cosas piratas. Y por sobretodo, música, y quizás… una que otra película y serie. Y partí con música, que, personalmente, fue lo más fácil que puedo pillar, más portable y toma menos en descargarse respecto a otros archivos. Y junto con libros en pdf, por supuesto, que ésos pesan menos. (Como dato rossa, como que tengo casi 150 GB de pura música, si quiere ver mi lista, vea acá). Partiendo por conexiones truchas cuando aún existían los módems de 56kbps, ocupando la línea telefónica. Fue cuando conocí internet también. Un mundo de posibilidades accediendo a cuanta información y datos me refería. Empezaba a ser feliz. Partía con canciones sueltas y acabé con discografías, aún hasta el día de hoy. Después descubrí que hay más mundo en internet y que no todo era mp3 o otros tipos de formato de música. Acabé hasta coleccionando películas, series de animé, etc. Y para qué hablar de los discos piratas (sea de música, DVDs, etc.), que eran grito y plata, cuando ya tenerlo a $2000 era algo difícil, pero no imposible. Y los libros piratas, que leía cuando en el colegio me hacían leerlos para las pruebas de comprensión de lectura en Lenguaje. Con la llegada de internet a los hogares, cualquiera podía gozar de esas regalías, como es nuestra costumbre hasta estos días. ¿Y ahora nos quieren quitar de este gozo de la vida?

Imagínense: Llevan años peleando contra piratería. Recuerdo los debates acerca de eso, pero también debemos pensar en con qué plata uno sobrevive el mes como para andar pagando de más por un lujo, que en el “mercado negro” se puede encontrar más barato, y hasta en la misma calidad que el original. Ya hace tiempo se quiere eliminar el impuesto al libro. Y ahora peleamos para seguir teniendo las regalías de descargar y compartir lo que los artistas hicieron para nosotros, los usuarios, los que disfrutamos de ellos. Las artes en general (para hablar en términos generales) nacieron libres, y así deben crecer y desarrollarse y transmitirse a futuras generaciones. Y si me llaman pirata por andar adquiriendo algo de la misma calidad (o similar) al menor precio y luego lo comparto con mis cercanos y lo transmito a modo de herencia para tendencias futuras, por andar bajando música como loco, películas y series para matar mi ocio, y libros y papers para andar cultivando mi intelecto y fomentar mi inteligencia, entonces sí, soy pirata. Y me enorgullezco de serlo.

Y recuerden:

Spoiler

[collapse]

Y sumémonos al Marzo Negro. No compremos ni bajemos nada.

Jorgicio

En volá podría gustarte también...

1 comentario

  1. 29 Julio, 2016

    […] en cierta forma, me considero pirata aunque el tiempo me ha hecho entender que ello no se puede aplicar a todas las áreas. No es lo […]

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

A %d blogueros les gusta esto: