Last Christmas… y unos picadillos amargos de más

Siento que esta Navidad no será un Navidad como las otras. Bueno, sonaba obvio, pero en realidad, me refiero a que pasa uno que cada desgracia, y justo cuando uno lo único que quiere es entregar sentimientos con buenas intenciones, y buscar cada detalle o algo simple que te haga feliz. Bueno, de partida, mi bisabuelita, la única que me quedaba, falleció en la tarde. Pocos lo saben, creo, pero igual se agradecen las condolencias cuando le nacen. Cosas como ésa me hacen pensar en valorar lo que uno tiene a su lado, pero al parecer a veces no siento eso hacia mi persona. Quizás le doy demasiadas vueltas al fantasma del pasado, porque si bien académicamente estoy bien, en otros aspectos, éste no es mi año. Y llega a un nivel que es preocupante y difícil de explicar por acá. Daría detalles, pero los dejaré para Año Nuevo, pero cuando lo escriba, dejaré títere sin cabeza, que es lo más factible 😉

Tras todo ese arcoiris de pensamientos, me nació una frase:

¿Quiere crear un resentido? Es simple: rómpele el corazón, desilusiónalo, miéntele diciéndole cosas bonitas. Déjelo cuando más lo necesita.

Sin embargo, el otro día en la micro, encontré una frase tan cierta, no recuerdo la fuente, pero dice más o menos así:

Apreciar lo que no tienes es menospreciar lo que tienes.

Eso es cierto. Pero a veces siento que lo tengo, no es como debiera ser, quizás ya esto me haga aprender que debo quedarme con poco.

En fin, será pos. Pero de todas maneras, no olvidaré esos buenos momentos que tuve este año (que también lo escribiré pasado Año Nuevo).

Y cosas como esta canción lo dicen todo.

 

Espero que tengan unas lindas festividades.

Jorgicio

PD: Respecto a lo de mi bisabuela, estoy tranquilo, aunque preocupado por mi familia. Y gracias a quienes dejaron sus condolencias 🙂

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *