Esas llamadas misteriosas…

Cuento corto.

Desde hace unos días, quizás un par de semanas, he estado recibiendo llamadas de un número que no conozco, pero que al contestar, dice que me conoce. Debo decir que no me da mucha confianza o bien podía tratarse de una vieja amiga o ex compañera de curso de la cuál no me acuerde. (Sí, he contestado y la voz es de una mujer, quizás algo familiar). Pero las sospechas empezaron. Para quienes se pregunten, el número es el 856575XX. Normalmente, no me hago muchos problemas respecto a ese tipo de llamadas, pero es incómodo e intimidante que sean más frecuentes durante en la noche (donde uno está raja durmiendo) que de día. Igual no le di mayor importancia. Aún insiste con que el susodicho numerito me dice que conozco a esa persona, y a ratos me entra curiosidad y a otros, indiferencia.

Googleando, se me ocurrió buscar el teléfono en cuestión y di con esta página (ahí pueden ver el número completo). La verdad, no conozco ninguna persona con el nombre que sale ahí. (Si es que mi memoria no me engaña, claro)

Así que paso el dato de inmediato: Si tuviera a alguien que de verdad conozca y no lo recuerde, mínimo que me diga de quién se trata, mejor si es con nombre y apellido. Y si es alguien que quisiera conocerme, simplemente dígame quién es y de dónde me conoció y ahí vemos si nos juntamos a conversar 🙂 Si usted es demasiado tímida (por no decir cobarde) y no da nombre, olvídese de conocerme 😉

Cuídense.

Jorgicio