Plebiscito Nacional 2011: Todo iba bien, peeerooo….

Yo siempre dije (y muchos chilenos dijeron) de que el plebiscito es una buena y perfecta alternativa para que nosotros participemos y decidamos el futuro del gobierno presente, incluso decir si nos gusta o no. Y de ser necesario, evaluar al mandatario y, siendo bien objetivos, pedir que lo remuevan de su cargo. La idea suena bonita, perfecta, a muchas luces.

Peeeerooo (sí, tiene un pero, porque no todo puede ser 100% maravilloso en la vida) he estado observando algunas fallas, algunas BIEN graves y otras no tanto, pero de todas maneras, son cosas que no deberían pasar si queremos reflejar la máxima transparencia que hay. Ve-amos.

La guinda de la torta hace alusión al sistema electrónico de votaciones. De partida: No hacen ninguna clase de validaciones. Cosas tan básicas, como controlar los botones de radio, de tal forma que se marque sólo una opción (o eliminar selección múltiple); el no validar el dígito verificador del RUT, el bloqueo de IP ya registrada (para que no voten más de una vez con la misma IP), etc. Son cosas básicas pero fundamentales. Pero para graficarlo mejor, vean el siguiente video.

UPDATE: Como este post lo escribí hace eones, el video por alguna razón fue eliminado. Así que tuve que buscar uno similar para intentar ilustrarlo. Pero ejemplos como tal abudan en Youtube, así que podrían buscar por ustedes mismos. Disculpen las inconveniencias.
Spoiler

[collapse]

Impresentable. ¿Quién programó esto y quién se supone que lo regula? ¿Cómo estudiarían los resultados de esta supuesta elección estando vulnerabilizada a estas trampas, contando puros votos e información basura? A esto cabe destacar que supuestamente, sólo deben votar personas mayores de 14 años. Ni siquiera eso lo controlan.

Ahora bien: me pareció bien el sistema presencial de las elecciones. Urnas en varios colegios, universidades y otras entidades como consultorios, etc. Me parece un tanto curioso que las hayan afueras de lugares, como supermercados (afuera del Líder de Valpo fui a sufragar). Ahora bien, si bien este sistema es, por lo menos, más transparente que el anterior, tampoco tomaron en cuenta de que cualquiera va y puede ir a votar más de una vez de esa forma. Aunque al menos hay algunos que te piden el carnet de identidad (curiosamente a mí no me lo pidieron, ¿ah?). No sé cómo lo van a hacer para regular el conteo de votaciones en caso de que hubiera alguna repetición.

Por estas cosas, preferí hacer acto presencial, y obviamente, votar una sóla vez. Y me parece increíble que un sistema tan pésimo y tan mal hecho, como la votación por internet, esté disponible hasta el domingo, siendo que el Plebiscito era viernes y sábado.

Por cosas como éstas, es que este proceso se está tornando una chacota. Una lástima. Sólo espero que esto dé frutos para bien. Por eso, si queremos maximizar seriedad y seguridad y transparencia, hay que ser más estrictos en ello. Y de ser posible, si van a hacer un sistema electrónico de votaciones, que sea lo más estricto posible con las validaciones, o en caso contrario, eliminarlo.

Mi humilde opinión, dado a que ya he trabajado con este tipo de sistemas antes, y he sido bastante quisquilloso y minucioso en ese cuento. Y como siempre, las pruebas previas primero antes de su lanzamiento oficial. Y sé que trabajar con un modelo de datos y una base de datos gigante, es complejo.

Jorgicio