El rencor, mi problema

Ok, no me es fácil decir esto. (De hecho anduve deambulando mentalmente momentos antes de escribir este post) Pero sí, admito que tengo este problema, que a veces también puede ser la solución en contadas ocasiones.

Ya son reiteradas las veces que me hacen la misma gracia que esta vez me cuesta creer. Sé, amigos míos, que el rencor es malo, pero a ratos también me ha ayudado a ponerme de pie y a que no me vean la cara de idiota otra vez. Pueden pasar días, meses, semanas… incluso años de que hayan hecho algo que me moleste o me duela, y me es prácticamente difícil que se me olvide o que lo cobre. Dependiendo de la persona, si no está ni ahí o no se conversa, ese rencor queda almacenado por un largo tiempo hasta que pase algo que lime asperezas. O como dice el dicho: Cuentas claras conservan la amistad. De otro modo, la relación ya se deteriora hasta hacerse prácticamente nula. Y ya me ha pasado con algunas personas antes.

Sé que está mal, pero no encuentro otra forma de que no me hagan las mismas jugarretas 2 veces. Por eso necesito conocerme y mejorar más. Al menos, di el primer paso.

Me pondré música mejor.

Jorgicio

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *