El Club 27: ¿Maldición, mera coincidencia o irresponsabilidad?

De partida, ya se entiende el porqué de este post. Todos sabemos lo de la Amy Casa de Vino (lol) y esas yerbas. Una lástima de todas formas, aunque era de esperarse. Ella murió a los 27, la misma edad en la que muchos otros artistas famosos murieron (ver foto de arriba). De ahí nació el famoso “Club de los 27“.

Ahora bien: mucha gente, sobretodo medios de prensa, han llamado a este fenómeno una “maldición”, precisamente porque músicos, además de Winehouse, como Hendrix, Joplin, Morrison, Jones, Rodrigo, Pfaff, Cobain y tantos otros, tienen algo en común: todos tenían 27 años en el momento de su muerte. ¿Mera coincidencia? ¿Porqué esa edad? ¿Porqué tanto revuelo siendo que hay más artistas que tienen en común otras edades? De entre todos los números habidos y por haber, por generar mayor trascendencia (creo yo), se escogió el 27. Pero también debemos pensar qué la mayoría de las causas de muerte se deben a vicios que muchos de estos músicos tienen en común. Vidas en excesos, drogas, drogas everywhere, alcohol, y otras yerbas. Y pocos por accidentes y enfermedad, entre otros. He aquí la verdad detrás del clásico dicho “Vive rápido y muere joven”.

Pero mis estimados jóvenes lectores, supongo que muchos de los que leen y que aún no llegan a dicha edad (me incluyo), no le temen a este destino, ¿cierto? Bueno, no es por ponerme puritano, pero perfectamente podemos pasarlo bien sin destruirnos a nosotros mismos. Aunque este tipo de pruebas nos demuestra si somos de tiro largo o no. De la forma de sea, siempre piensen que vivan su vida como si fuera el último. Como aquella historia que me contaron del hombre que compraba comida por el día, todos los días. No me pondré hippie con la clásica frase cliché de “amen al mundo” xD Ahora, si ya pasaron los 27… bläh, pueden estar más tranquilos :B

Imagino que situaciones como ésta abrirán debates de distintas posiciones acerca de los estilos de vida de los jóvenes de hoy.

Para los que se quedaron interesados con la historia del Club 27, si pueden, cómprense el libro de Eric Segalstad y Josh Hunter, “The 27s: The greatest myth of Rock & Roll”.

Y para terminar, y aprovechando la ocasión, un pequeño regalito de parte de Ministry para todos los Winehousefanáticos.

Cuídense.

Jorgicio

Probando Hotot + unos parches

Formateé mi notebook. Al final cambié de disco duro, aunque lamento algunas fotos que perdí, pero ya no vale hacer leña del árbol caído 😉 Bueno, al grano.

Me costaba encontrar un cliente de Twitter decente para Linux. El único que valía la pena era Turpial, pero los desarrolladores no se percataron de que la API debía estar cambiada hasta el 30 de junio para acceder a los mensajes directos (DM para los amigos). Desde entonces, no puedo leerlos, aunque sí las mentions y el home, entre otras cosas.

Había probado tantas alternativas, Tweetdeck Chrome era bueno, pero era una máquina consumiendo RAM, incluso peor que el cliente de escritorio. Ver acá lo que pasaba. Fácimente, podía estar arriba de los 600 MB de RAM, algo que no debía ser. Entre otras alternativas estaban Destroytwitter, Gwibber, etc., y la mayoría, con la api vieja que no deja ver los DMs.

Me acordé de Hotot, de que tienen versión nueva (la 0.9.9), y hasta ahora no me ha fallado. Es casi perfecto, pero satisface todas las necesidades que todo twittero debe tener. Además, tiene actualizaciones de la timeline en tiempo real al estilo Tweetdeck, y unos efectos muy bonitos 🙂 Continuar leyendo