Terremoto en Japón, Tsunami en Chile, o cómo sembrar pánico en masa

Sí, entiendo que está bien eso de que es mejor prevenir que lamentar, pero al parecer, a algunos se les ha ido pasando la mano con el cuento.

Ya todos sabemos lo que pasó en Japón, el terremoto y todo ese cuento. Considerando la magnitud del mismo, 8.9, es normal que genere repercusiones en el gran Océano Pacífico, sobretodo posibles tsunamis. Ahora bien, pongámonos realistas.

Al menos acá en Chile, han surgido alertas por doquier. Entiendo lo de la alerta en Isla de Pascua por estar, prácticamente, en medio del Pacífico. ¿Pero qué hay del litoral costero en Chile continental? Si vamos a buscar prevenir que suceda alguna catástrofe, hay que hacerlo con calma y no buscando una forma de sembrar pánico en la población. De partida, ¿con qué probabilidad puede ocurrir que tras ese movimiento telúrico, genere un tsunami gigante que nazca en Japón y llegue al borde costero del Pacífico, considerando la distancia entre un punto y otro? Si llegara a pasar (que es lo más probable), no creo que sean olas tan grandes como se las imaginan y que pueden ser capaz de destruir lugares cerca del mar. (O al menos acá en Chile). Eso, también sumando al intervalo de tiempo entre la hora del suceso y la hora que se estimó para que los tsunamis llegaran a Chile. Los resultados de esto están sucediendo, en algunos casos, a esta hora. Nada tan terrible como esperaban muchos.

Entonces… ¿dónde quedaron esas buenas fuentes que suelen ser más realistas que de costumbre? Hay que informarse más antes de empezar a sembrar pánico.

Ahora, lo otro: me anduve enterando que Valparaíso fue declarado en estado de excepción. Otra forma de sembrar pánico: siendo un poco extremistas. En el fondo, es como una especie de “toque de queda”, sólo que esta vez, no habrá muertos como en 1973, aparte de que es por una buena causa. De todas maneras: encuentro que es una exageración. Y algunos notarán lo diferente que se vería Valparaíso con las calles prácticamente vacías.

Y para finalizar: no faltan quienes se aprovechan del pánico para culpar a otros políticos o al gobierno mismo. Son eventos naturales que suceden sin que ellos metan mano si quiera. Y a pesar de que yo sea de oposición y siendo realista, las bromas de que Piñera es yeta (aunque sea verdad), latean a veces.

¿Resumen? Simplemente no sembrar pánico. Informar bien e informarse bien todos antes de empezar a juntar miedo. Y en vez de eso, preocuparse de hacer algo si quiere prevenir, y de paso, no transmitir su miedo al resto.

Y de paso, les dejo un regalito.

Spoiler
[collapse]

Jorgicio