Edmundo Varas, o cómo dejan a un loco suelto en la ciudad

Después de maltratos psicológicos, lágrimas de cocodrilo, una hija de por medio con Françoise Perrot, insultos reiterados para todos lados y actos de dudosa procedencia, ¿no encuentran que ya es hora de que le dejen de dar bola para que no siga siendo el florerito de mesa de la tele? No sé si es peor el mismo ser o la gente que le da importancia.

Spoiler

[collapse]

Por eso digo: si ven a alguien común y corriente que está loco, inmediatamente lo encierran y/o lo someten a un tratamiento. A personas “de la farándula” como este personaje, lo dejan llamando la atención. Algo similar a lo que declaró Jorge González en el Abrazo 2010.

Jorgicio

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *